La transexual que demandó a una empresa de geriátricos, tras ser despedida por presunta discriminación sexual, declaró ayer ante el juez como imputada de una supuesta agresión a un médico.

La mujer, acusada de agarrar por el cuello a un doctor que no quiso prorrogar una baja por ansiedad a su novia, está acusada de delito de atentado a un funcionario. Es el primer caso.