Rajoy y Alberto Fabra
Rajoy (d), junto al presidente valenciano, Alberto Fabra (i), en los desayunos de Europa Press. Paco Campos / EFE

El PP valenciano ha sido en estas elecciones europeas, de nuevo, la fuerza más votada en la Comunitat Valenciana, pero con un desplome de algo más de 23 puntos, al pasar del 52,23% de 2009 al actual 29,08%, un porcentaje tres puntos superior al registro que consigue este partido a nivel estatal, pero con una caída siete puntos superior.

El segundo partido sigue siendo el PSPV-PSOE, que cae casi 16 puntos y se queda en el 21,63% (1,4 puntos por debajo de la media estatal del PSOE). Esta cifra le permite recortar a 7,5 puntos la distancia con el PPCV a menos de un año de las elecciones autonómicas, pero también con un gran desgaste electoral.

Los partidos que suben con fuerza son Esquerra Unida, que ocupa la tercera posición con el 10,36%, UPyD (8,47%) y la gran sorpresa, Podemos, que se sitúa en quinto lugar con el 8,25%, por delante de Primavera Europea, la marca de Compromís, que obtiene el 7,93% de los sufragios. Por su parte, Ciudadanos obtiene el 2,93% y Vox un 1,70% con el 99% de los votos escrutados.

Con estos resultados, y a un año de las elecciones autonómicas y municipales, el partido que preside Alberto Fabra encara esos comicios en una coyuntura complicada. Medidas como los recortes en distintas partidas, los impagos a colectivos y empresas, los numerosos casos de corrupción que salpican a cargos del PPCV y el cierre de Radiotelevisión Valenciana están pasando factura, y de forma muy acusada, a la formación que gobierna en la Comunitat de forma ininterrumpida desde 1995.

Los resultados de este domingo han supuesto una sangría de 477.000 votos respecto a los que obtuvo el partido que Camps presidía en 2009. Solo la fragmentación de la izquierda le permite seguir siendo el más votado, pero, con estas cifras, tendría más que complicado reeditar una mayoría suficiente que le permitiera seguir gobernando la Generalitat.

Mayor caída en Valencia

Más espectacular es, si cabe, la caída del PP en la ciudad de Valencia, donde se deja 25 puntos y obtiene un 28,25%, mientras el PSOE baja 18 puntos y se queda con 16. Aun así, el PP gana en todos los distritos menos en Poblats de l’Oest, donde se impuso el PSPV. También suben con fuerza el resto de partidos, aunque Compromís (cuarto) se sitúa por delante de Podemos, al contrario que en el conjunto de la Comunitat.

Este escenario también complica las cosas a la hasta ahora incombustible Rita Barberá de cara a su reelección, sobre todo porque obtiene peores registros que a nivel autonómico. Sin embargo, la debilidad del PSPV local también es más acusada, lo que permite a los populares seguir siendo la primera fuerza, aunque con escasas posibilidades de seguir al frente del Ayuntamiento si se repiten estos resultados.

Consulta aquí más noticias de Valencia.