Un trabajador de 42 años falleció ayer en una fábrica de Oñati al caerle encima una bobina de hierro de 1.500 milímetros de diámetro y 77 de ancho. El accidente se produjo sobre las 6.00 h en la empresa Hijos de Juan de Garay, dedicada a la fabricación de tubos.

El operario, que llevaba siete años trabajando en ella, se encontraba izando la bobina con una grúa para colocarla sobre una máquina, cuando la carga se balanceó y cayó sobre él, aplastándolo y dejándolo atrapado al pie de la grúa. El Instituto Vasco de Salud Laboral, Osalan, ha iniciado una investigación para esclarecer los hechos.

Como consecuencia de este siniestro, el sector de la construcción ha convocado un paro para hoy al mediodía, al que están llamados unos 50.000 trabajadores.

CC.OO. y UGT, organizadores de la protesta, exigen «un ejercicio de responsabilidad» a las instituciones. Durante el paro,  que no cuenta con el respaldo de los sindicatos nacionalistas, los convocantes tienen previsto celebrar concentraciones de protesta ante las delegaciones de Trabajo del Gobierno vasco en las tres capitales vascas.