La ley antitabaco es un éxito y un fracaso. Por un lado, ha logrado que el porcentaje de gallegos fumadores bajase un 4 puntos en un año, pero casi la totalidad de los que han dejado el tabaco sólo lo consumían de forma esporádica.

Los que fuman a diario siguen representando el 22% de la sociedad, ni un punto menos. Así lo desvelan los barómetros de consumo de la Fundación Eroski correspondientes a los años 2005 y 2006.

Ocasiones especiales

Y es que el descenso se ha centrado exclusivamente en el grupo de gallegos que reconoce que fuman sólo en ocasiones especiales (cenas, bodas...). Antes de la entrada en vigor, a principios de 2006, de la ley antitabaco se encontraba en esta situación el 6% de los gallegos. Un año después sólo admitía un pitillo ocasional el 2%.

En términos absolutos, este descenso supone que más de 100.000 gallegos han dejado el tabaco. Sin embargo, se trata de los fumadores poco convencidos, porque la cifra de quienes aseguran fumar a diario se mantiene en torno a los 600.000 ciudadanos.

En esto Galicia se muestra inamovible, muy al contrario que el resto de las comunidades autónomas españolas, en las que se han experimentado desde brutales descensos hasta llamativos crecimientos de fumadores habituales.

Entre los que han tenido un incremento más llamativo, destacan los canarios: antes de la ley consumían tabaco a diario el 18% y ahora lo hace el 27%. En el lado contrario se encuentran los madrileños: se ha pasado de un 32 a un 23% de fumadores habituales.

En cualquier caso, los movimientos en el resto de España no han impedido que Galicia continúe siendo de las regiones en las que menos tabaco se consume.

De hecho, es la comunidad española en la que más porcentaje de población no ha probado un pitillo nunca (algo más de la mitad de los gallegos).

Es una enfermedad, pero sigo

Siete de cada diez fumadores gallegos cree que el tabaquismo es una enfermedad, muy por encima de la media nacional, que se sitúa en el 35%; así lo revela una encuesta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria realizada tras seis meses con la ley antitabaco y que pone de manifiesto que en ese tiempo sólo el 16% de los gallegos intentaron dejar el tabaco, frente al 46% de media nacional.