Unas 200 familias de la zona de la Falperra se quedaron durante toda la noche de ayer sin agua debido a la rotura accidental de una tubería que se produjo en la calle Pla y Cancela, frente al número 49.

El suceso tuvo lugar a primera hora de la madrugada de ayer. Agentes de la Policía Local avisaron a la empresa Emalcsa, cuyos operarios cortaron el suministro, lo que afectó a los residentes en las calles Juan Castro Mosquera, Sinforiano López, Alcalde Soto y la citada Pla y Cancela.

Arreglada en 60 minutos

Sin embargo, los trabajos de reparación no pudieron comenzar hasta las ocho de la mañana, porque, según Emalcsa, el reglamento municipal de ruidos impide las obras por la noche. La tubería fue sellada en un hora y el agua volvió a los pisos en torno a las 9.00 h.
Las causas de la rotura se deben, según la empresa responsable, a la bajada de temperaturas experimentada estos días en la ciudad. «La tubería era de fibrocemento y ese material es fácil que se resquebraje con el frío», señalaron desde Emalcsa. Igualmente apuntan que, a pesar de lo prolongado del corte, como se produjo de noche no afectó «mucho» a las tareas cotidianas.