Mark Rutte
El primer ministro holandés, Mark Rutte, ejerce su derecho al voto en un colegio electoral en La Haya (Holanda). EFE/Bart Maat

Las elecciones europeas ya han comenzado. Británicos y holandeses votaron este jueves, aunque los resultados se harán esperar. Según los primeros sondeos, los ciudadanos de Holanda han reafirmado su compromiso en Europa. En Reino Unido, aún sin sondeos ni resultados, se espera una alta abstención y el crecimiento de los antieuropeístas del UKIP.

Holanda relega a los euroescépticos

Los holandeses apostaron este jueves por la Unión Europea (UE) y rompieron las expectativas sobre el auge de los euroescépticos del político ultra Geert Wilders, a los que relegaron hasta la cuarta fuerza política del país.

Los democristianos de la CDA se quedaron con cuatro escaños, al igual que los demócrata-liberales del D66, en una jornada en que el índice de participación fue del 37%, según los sondeos a pie de urna dados a conocer por el instituto Ipsos para la cadena de televisión NOS.

Los demócrata-liberales lograron un 15,6% de los votos, seguidos muy de cerca de los democristianos, que obtuvieron el apoyo de un 15,2% del electorado, según ese mismo sondeo. Esos porcentajes se traducen en cuatro escaños para cada uno de esos partidos y suponen la pérdida de un asiento para la CDA y el aumento de otro para el D66, respecto a los representantes que obtuvieron en la pasadas elecciones al PE, celebradas en 2009.

Holanda ha elegido de manera convencida a Europa"Holanda ha elegido de manera convencida a Europa", dijo el líder de D66, Alexander Pechtold, al que los sondeos ya pronosticaban una victoria, y que especificó que su partido "quiere mejorar Europa y avanzar en confianza, estabilidad y ambición".

Menos esperado era el auge de los democristianos, un partido que en las dos últimas legislaturas ha perdido el apoyo de la confianza ciudadana y que a pesar de mantener una postura proeuropea es partidario de que ningún nuevo país se una a los Veintiocho que ya intengran la Unión Europea (UE) en los próximos cinco años.

Con un 12,3% de los sufragios, Wilders (partido más crítico con la UE, que aboga por salir de la UE y volver al florín) queda relegado, según los sondeos, a la cuarta fuerza política, a un punto porcentual de los liberales (VVD) del actual primer ministro Mark Rutte, quedando ambos empatados a 3 escaños.

Si los resultados se confirman el próximo domingo, cuando culminen en los Veintiocho las elecciones del PE, los euroescépticos de Wilders, perderían un escaño respecto a los cuatro que actualmente ocupa en el hemiciclo europeo, mientras que los liberales mantendrían los obtenidos hace cinco años.

Los euroescépticos de Wilders, que antes de los comicios hizo un llamamiento a los partidos más críticos con Europa (el Frente Nacional francés, la Liga Norte italiana, el Vlaams Belang belga, el austríaco FPÖ y el Partido Eslovaco Nacional) a formar un frente común, se quedarían cortos respecto a la victoria o el segundo lugar pronosticado en los sondeos previos a la jornada electoral.

Reino Unido castigará a los partidos del Gobierno

Los colegios electorales cerraron en la noche del jueves en el Reino Unido para unos comicios europeos y locales cuyos resultados se harán esperar, si bien auguran un claro avance para el UKIP de Nigel Farage y un desplome de los partidos en el Gobierno.

Unos 46 millones de británicos estaban llamados a las urnas sin que al cierre de los colegios, se divulgasen sondeos a pie de urna o porcentajes de participación, como es habitual en el Reino Unido, aunque se espera una abstención alta.

El nivel de participación en el Reino Unido, que previsiblemente no llegará al 40%, será una de las claves pues, de ser bajo, favorecería al populista y antieuropeo UKIP de Nigel Farage, según los analistas.

La baja participación podría favorecer al UKIP y a Los VerdesEn esta cita electoral se eligieron los 73 escaños británicos en el Parlamento de Estrasburgo, así como miles de puestos de concejales en 161 circunscripciones de Inglaterra y 11 de Irlanda del Norte.

Pese al esperado auge de la formación del eurodiputado Farage, que encabezó las encuestas con su discurso euroescéptico y populista contra la inmigración, el primer ministro británico, David Cameron, aseguró hoy al cierre de los colegios sentirse "orgulloso" de la campaña de su partido, el Conservador, "sean cuales sean los resultados".

Su partido podría quedarse como tercera fuerza política más votada en los comicios europeos, detrás del UKIP y de los laboristas de Ed Miliband, según todas las encuestas previas a la cita electoral.

La coalición de Gobierno saldrá previsiblemente muy dañada de los comiciosA un año de los comicios generales en el Reino Unido, esta doble cita electoral es relevante para medir el apoyo del electorado al Gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas, así como para constatar el avance del UKIP, que aspira a doblar sus 13 escaños en Estrasburgo.

El último sondeo para las europeas divulgado este mismo jueves otorgaba al Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) un 27% del apoyo en las europeas, frente al 26 % de los laboristas de Ed Miliband, sus principales rivales pese a haber centrado su campaña en cuestiones locales.

Los liberaldemócratas de Clegg aparecerían en último lugar y podrían perder su representación en Europa y Los Verdes, con un 10%, despuntarían.

La votación continúa

Mañana les seguirán los irlandeses y el sábado votan checos, letones, malteses y eslovacos, mientras que el resto de los países, incluida España, irán a las urnas el domingo.

El PE prevé dar a conocer los primeros resultados fiables de estos comicios a partir de las 22.00 horas del domingo, una vez hayan cerrado los últimos colegios electorales, que son los de Italia.