Standard & Poor's eleva un escalón el rating de España pero alerta de su alta deuda pública

  • La agencia de calificación justifica la decisión en la mejora de las expectativas sobre el mercado de trabajo, el turismo, las exportaciones y la baja inflación.
  • Entre los elementos negativos, destaca el aumento de la deuda pública por encima del 90% del Producto Interior Bruto y la elevada deuda privada.
  • Moody's y Fitch ya elevaron la nota a España en sus últimas revisiones.
Fotografía del 8 de diciembre de 2011 que muestra la fachada de la agencia de medición de riesgo Standard & Poor's en Nueva York (EE UU).
Fotografía del 8 de diciembre de 2011 que muestra la fachada de la agencia de medición de riesgo Standard & Poor's en Nueva York (EE UU).
Justin Lane / EFE

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha elevado este viernes el rating de la deuda soberana de España de 'BBB-' a 'BBB', con perspectiva estable, citando la mejora en las expectativas económicas del país.

"Las previsiones son estables, reflejando nuestra interpretación actual de que los riesgos para los ratings de España permanecerán equilibrados durante los próximos dos años", ha indicado S&P a través de un comunicado. También ha mejorado la calificación de la deuda a corto plazo de A-3 a A-2.

Asimismo, la agencia de calificación crediticia ha elevado hasta el 1,6% su perspectiva de crecimiento del PIB entre 2014 y 2016, cuatro décimas por encima de su anterior previsión, en respuesta a las reformas estructurales acometidas.

La mejora es atribuida a las reformas, en especial a la del mercado de trabajo, que S&P considera que ayudará a recuperar el empleo, lo que cree que traerá consigo una mejora de los ingresos fiscales del país y ayudará a estabilizar la calidad de los activos del sistema financiero.

En su informe señala al turismo como motor de la creación de empleo, y apunta que la liberalización de horarios en el comercio minorista, el fomento del trabajo a tiempo parcial y las facilidades a la creación de empresas son otros factores que están impulsando la recuperación económica. A ello suma las "considerables" ganancias en competitividad que han sido consecuencia del ajuste de los costes laborales unitarios, el aumento del peso de las exportaciones españolas en el comercio mundial y el bajo nivel de inflación.

Entre los elementos negativos, destaca el aumento de la deuda pública por encima del 90% del Producto Interior Bruto, lo que unido a la deuda de hogares y empresas, dice que suma un apalancamiento total de la economía superior al 300% del PIB, sólo superado por Irlanda y Portugal en la zona del euro.

Según la agencia, el pago de intereses de la deuda pública probablemente representará alrededor del 9% de los ingresos hasta 2017, aunque por otra parte no prevé que el Estado tenga que volver a incurrir en costes asociados a nuevas recapitalizaciones de la banca.

La agencia considera que la recuperación de la economía ayudará a seguir reduciendo gradualmente el déficit público y la deuda de las administraciones, aunque también cree que la deuda privada podría frenar la demanda interna durante un periodo prolongado, en especial si la inflación se mantiene baja durante mucho tiempo.

Sigue los pasos de Moody's y Fitch

La última vez que Standard & Poor's revisó la calificación de España fue el pasado 29 de noviembre de 2013, cuando confirmó la nota 'BBB-', un escalón por encima del grado de especulación o 'bono basura', pero mejoró su perspectiva de 'negativa' a 'estable'.

S&P sigue los pasos de Moody's y Fitch, las otras dos grandes agencias de calificación, que en sus últimas revisiones han elevado la nota de España en un escalón.

En concreto, Moody's elevó el pasado mes de febrero en un escalón la nota de la deuda soberana española, desde 'Baa3 a 'Baa2' con perspectiva 'positiva'. Por su parte, Fitch subió también en un escalón el rating de España, desde 'BBB' a 'BBB+' con perspectiva 'estable'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento