El jurado declara no culpable de asesinato al marido de la enfermera muerta en 2012

El jurado popular que desde el pasado lunes ha enjuiciado en la Audiencia Provincial de Jaén el caso de la muerte de la enfermera identificada como A.G.O., en octubre de 2012, ha declarado, por unanimidad, "no culpable" a su marido, J.A.P., al que la Fiscalía y la acusación popular --ejercida por la Junta de Andalucía-- consideraban autor del supuesto asesinato de ésta, y para el que pedían 18 años de prisión.
Sala de vistas de la Audiencia Provincial de Jaén
Sala de vistas de la Audiencia Provincial de Jaén
EUROPA PRESS

El jurado popular que desde el pasado lunes ha enjuiciado en la Audiencia Provincial de Jaén el caso de la muerte de la enfermera identificada como A.G.O., en octubre de 2012, ha declarado, por unanimidad, "no culpable" a su marido, J.A.P., al que la Fiscalía y la acusación popular —ejercida por la Junta de Andalucía— consideraban autor del supuesto asesinato de ésta, y para el que pedían 18 años de prisión.

El veredicto se ha dado a conocer este jueves a última hora de la tarde, y ha dado pie a un sonoro aplauso y a gritos de júbilo entre el público que llenaba en ese momento la sala de vistas de la Audiencia Provincial. Por su parte, el procesado ha roto a llorar al escuchar que ha sido declarado "no culpable" de la muerte de su mujer.

En su veredicto, el jurado señala que "no queda acreditada la culpabilidad" de J.A.P., entre otros motivos, porque "no puede determinarse" la data de la muerte de la enfermera, "al no haberse tomado la temperatura rectal" del cadáver y la "ambiental" de la habitación en la que se encontraba, y el intervalo de tiempo que se ha ofrecido al respecto es "demasiado largo" para probar la culpabilidad del acusado.

Además, el jurado señala que no se han encontrado "signos de defensa ni de lucha" en el cadáver de la fallecida, ni tampoco "desorden ni signos de lucha" en su domicilio de Jaén, en el que ésta fue encontrada muerta el 9 de octubre de 2012.

En cuanto a las "lesiones" que los forenses hallaron en la autopsia, el jurado considera que "no se puede probar de forma categórica que se produjeran en vida, pudiéndose ser 'post-mortem', dada la posición del cuerpo, con la cabeza boca abajo, y el tiempo transcurrido" hasta que se levantó el cadáver.

Además, "no se encuentra un móvil para el posible asesinato", ya que, según el jurado, había transcurrido "mucho tiempo" desde la "infidelidad" de la fallecida hacia su marido, y ha quedado "constancia" a partir de declaraciones de testigos que el matrimonio estaba superando ese episodio, algo que quedaría probado por las "buenas vacaciones" que habían pasado en el verano de 2012 —después de que la mujer hubiese declarado a algunas compañeras que "quería separarse"—, y habida cuenta de sus "planes de viaje" futuros.

Respecto a la causa de la muerte, el veredicto concluye que "no puede concluirse que fuera a causa del 'Propofol' —el anestésico que supuestamente llevaba un tiempo consumiendo A.G.O.—, "pero tampoco descartarlo, ya que se encontraba un bote de este fármaco, que es de uso exclusivamente hospitalario" en el dormitorio cuando se levantó el cadáver.

Por último, "aunque todos los peritos están de acuerdo en que la muerte se produjo por asfixia", el jurado cree que "no está probado que fuera por asfixia mecánica, con taponamiento de las vías respiratorias".

Con la lectura de este veredicto, ha quedado visto para sentencia el juicio —celebrado en la Sección Tercera— del que se dio en denominar 'crimen de la enfermera', en el marco del cual el marido de A.G.O. —enfermera de profesión en el Hospital Médico-Quirúrgico de Jaén— llegó a pasar alrededor de siete meses en prisión provisional, hasta que a principios de julio del pasado año fue puesto en libertad al modificarse el intervalo de la data de la muerte de esta mujer, que en un principio fue tratada como un suicidio.

Tanto en el interrogatorio al que fue sometido en la primera sesión del juicio como en el turno final de palabra del que dispuso este miércoles, el acusado ha mantenido en todo momento su inocencia, negando haber cometido el supuesto asesinato que le atribuyen tanto la Fiscalía como la acusación popular. Finalmente, J.A.P. ha abandonado este jueves la sala de vistas sin dejar de recibir abrazos del público asistente, entre quienes se encontraban familiares y amigos suyos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento