La temporada de cría del quebrantahuesos se salda con un único pollo vivo al ser robado un segundo por una garduña

El programa que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía para la cría en cautividad del quebrantahuesos ha concluido su temporada de reproducción 2013-2014 con un único pollo vivo, una cifra baja que se corresponde con las del Programa Europeo de Cría en Cautividad --13, cuando los años anteriores se registraron hasta 22-- y que se atribuye a que durante la época de incubación de las puestas ha habido muchas precipitaciones y las temperaturas han sido bastante suaves, cosa que no parece favorecer el desarrollo embrionario de la especie.
Pollito de quebrantahuesos alumbrado en Cazorla (Jaén)
Pollito de quebrantahuesos alumbrado en Cazorla (Jaén)
EUROPA PRESS/FUNDACIÓN GYPAETUS

El programa que desarrolla la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía para la cría en cautividad del quebrantahuesos ha concluido su temporada de reproducción 2013-2014 con un único pollo vivo, una cifra baja que se corresponde con las del Programa Europeo de Cría en Cautividad —13, cuando los años anteriores se registraron hasta 22— y que se atribuye a que durante la época de incubación de las puestas ha habido muchas precipitaciones y las temperaturas han sido bastante suaves, cosa que no parece favorecer el desarrollo embrionario de la especie.

De hecho, según los datos de la Fundación Gypaetus —que gestiona el programa—, consultados por Europa Press, este año el número total de huevos puestos por las cinco parejas reproductoras del centro de cría en cautividad ha ascendido a nueve. De estos nueve, seis se ha comprobado que no estaban embrionados, y de los tres restantes, han eclosionado dos y el tercer embrión murió a falta de pocos días para la eclosión.

El suceso más llamativo ha ocurrido con una de las crías, hija de la pareja Cabús y Corba —el otro es de Elías y Viola—, que eclosionó el 13 de febrero y evolucionó perfectamente en laboratorio hasta el día de su adopción con sus padres biológicos el 19 de febrero. Todo transcurrió con normalidad hasta el 2 de marzo, cuando una garduña (pequeño mamífero depredador y nocturno) entró por la noche a la jaula de Cabús y Corba y robó al ejemplar de debajo de la madre, causándole la muerte en menos de un minuto.

Este acontecimiento fue registrado por el sistema de videovigilancia. El centro de cría de Cazorla (Jaén) y los de todo el Programa Europeo de Cría en Cautividad han tomado nota de lo sucedido, adoptando medidas de seguridad frente a pequeños depredadores que, hasta ahora, no habían planteado problemas.

Respecto al otro pollo, fue adoptado por sus padres biológicos el 9 de marzo y está en perfectas condiciones. El día 23 de abril se le realizó el chequeo veterinario oportuno para comprobar el estado de salud del animal y hacer el sexaje, resultando el ejemplar ser hembra. Por último, la Fundación Gypaetus ha dado cuenta de que el próximo 31 de mayo se soltarán tres pollos en Cazorla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento