Contaminación
El objetivo de Bruselas es acabar con la contaminación y reducir la dependencia del petróleo. ARCHIVO

La Comisión Europea (CE) anunció el pasado jueves, 22 de mayo, una estrategia para reducir la contaminación de camiones, autobuses y autocares, que son responsables de la cuarta parte de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del transporte por carretera de la UE.

El objetivo de la Comisión es imponer en los próximos años metas obligatorias de reducción de emisiones contaminantes a estos vehículos pesados, de la misma manera que hizo con los turismos y las furgonetas.

Como primer paso, y antes de presentar su propuesta legislativa con las metas de reducción el año que viene, el Ejecutivo comunitario ha desarrollado un sistema centralizado de medición de emisiones de estos vehículos, lo que permitirá establecer comparaciones entre la variedad de modelos y tamaños.

Estamos dando los próximos pasos para reducir las emisiones del transporte "Hoy estamos dando los próximos pasos para reducir las emisiones del transporte por carretera", señaló en un comunicado la comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, quien recordó que ya se han tomado medidas para automóviles y furgonetas que están dando resultado.

La comisaria destacó que esta estrategia permitirá ahorrar dinero a las empresas y reducirá la dependencia de la UE de las importaciones de petróleo.

A medio plazo, la CE también planea adoptar medidas para favorecer la creación de infraestructuras modernas que permitan la utilización de combustibles alternativos para los vehículos pesados.

Bruselas es favorable además a explorar la aplicación de tarifas más inteligentes por el uso de las infraestructuras y de potenciar el uso coherente y efectivo de la fiscalidad de los vehículos por parte de los Estados miembros.

Según los cálculos de la CE, si no se toman medidas para reducir las emisiones de estos vehículos pesados la UE tendrá difícil cumplir su objetivo de reducir de aquí a 2050 las emisiones procedentes del transporte en torno al 60 % con respecto a los niveles de 1990.

La organización ecologista Transport and Environment (T&E) celebró el pasado, jueves 22 de mayo  la estrategia de la CE, pero pidió que se concrete en medidas específicas para poder reducir las facturas de combustible, las importaciones de petróleo y diésel y reducir las emisiones.