La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, advirtió a Polonia de que actuará de acuerdo a la ley comunitaria si ese país aprueba una ley que suponga la pérdida del trabajo para los maestros homosexuales.

El Gobierno polaco estudia un proyecto de ley para cesar a los maestros que propaguen la homosexualidad, según han indicado en los últimos días responsables de ese país.

Mientras tanto, los eurodiputados socialistas presentaron una pregunta al Consejo y a la Comisión en la que piden medidas para detener la iniciativa.

Según los socialistas, la ley eliminaría toda información o mención a la homosexualidad en el sistema educativo

La Comisión "confía en que Polonia asegurará que su futura legislación cumple totalmente" una directiva del año 2000 que impide la discriminación laboral por motivos de religión, creencias, discapacidad, edad u orientación sexual, señaló el portavoz de Justicia, Seguridad y Libertades de la CE, Friso Roscam.

Sin embargo, Roscam señaló que si la ley polaca llegara a significar "que los maestros puedan perder su trabajo por su orientación sexual, la Comisión con toda seguridad actuaría de acuerdo a esa directiva".

El viceministro polaco de Educación, Marek Orzechowski, anunció la pasada semana que, según un proyecto de ley que prepara su ministerio, los maestros que reconozcan su homosexualidad no podrán ejercer su profesión.

Poco después, el propio Orzechowski suavizó sus palabras señalando que no perderían su trabajo los homosexuales sino aquellos maestros que "propagasen" la homosexualidad, aunque reconoció que no se había definido de forma exacta en qué consiste propagar la homosexualidad.

Otra polémica ley

El anuncio de la elaboración de un proyecto de ley en ese sentido se suma a la entrada en vigor en Polonia, la pasada semana, de la llamada ley de verificación, por la que casi un millón de polacos tendrá que declarar si fueron confidentes de la policía comunista, si quieren conservar su trabajo y ejercer sus oficios y profesiones.

Puede sancionarse a todo Estado miembro que promueva cualquier iniciativa que incumpla los preceptos y valores fundamentales de la UE

Oficialmente, la Comisión Europea se mantiene al margen de la polémica e insiste en que "en este momento, no hay elementos que permitan decir que el derecho comunitario esté afectado" por la ley de verificación, según señaló el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger.

"Si el derecho comunitario fuera afectado, estaríamos en otra situación, pero aún no hemos llegado", añadió.

Los eurodiputados socialistas anunciaron la presentación de una pregunta al Consejo y a la Comisión reclamando medidas para detener la iniciativa, que según ellos eliminaría cualquier información o mención a la homosexualidad en el sistema educativo.

"El Gobierno polaco debe saber que puede sancionarse a todo Estado miembro que promueva cualquier iniciativa que incumpla los preceptos y valores fundamentales de la UE", señaló la parlamentaria europea Elena Valenciano.