El comité de empresa de ASPLA, del Grupo Armando Álvarez, ha decidido desconvocar la huelga de 10 días que había convocado a partir de las 22.00 horas del viernes, 23 de mayo, y lo ha hecho tras mantener una reunión con la empresa en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (ORECLA).

El encuentro entre ambas partes se produjo ayer martes, duró unas tres horas, en el participó "numerosa" representación sindical y empresarial y, aunque se cerró sin acuerdo, se acordó continuar negociando este jueves para abordar los "asuntos más conflictivos" que han dado origen a esta situación, según ha informado el comité en un comunicado.

La plantilla decidió en asamblea convocar esta huelga, a la que estaban llamados los casi 500 empleados de la fábrica de Torrelavega, por la decisión de ASPLA de distribuir 176 horas de la jornada anual de cada trabajador "según sus criterios y conveniencia", acogiéndose a las disposiciones de la Reforma Laboral, y por su negativa a revisar los salarios para el próximo año.

La movilización de 10 días también pretendía ser una protesta ante la intención del Grupo de "imponer" para el próximo convenio colectivo una duración de tres años, a pesar de que, tras varias reuniones negociadoras se había llegado a un principio de acuerdo para firmar la renovación por un año.

El convenio colectivo se revisó por última vez en 2010, cuando tras dos meses de conflicto laboral se pactó un acuerdo de cuatro años de vigencia, lo que evitó una amenaza de huelga. Ese acuerdo contemplaba una subida salarial del 1,5% para cada uno de los tres primeros años de vigencia, y del 1,6% para el cuarto, además de una garantía de actualización de las nóminas del 0,50% sobre el IPC real en cada ejercicio.

"ejercicio de responsabilidad"

El comité de empresa ha explicado en el comunicado que ha optado por desconvocar el paro en "un ejercicio de responsabilidad" y con "el convencimiento de estar haciendo lo debido con el único objetivo de dar una oportunidad a la negociación y al acuerdo".

De esta forma, los sindicatos atienden a la petición de ASPLA de volver a la negociación pero han emplazado a la empresa a que "clarifique ante los trabajadores de manera cierta y sin maniobras intoxicadoras la oferta real que ha realizado en la mesa negociadora".

Para el comité, "la solución al conflicto debe pasar, entre otras cosas, porque la empresa aclare la propuesta de modificación irregular de la jornada y modifique la propuesta de revisión salarial". "La empresa pretende ligar la revisión salarial a los beneficios y el comité mantiene que estos sean referenciados, como hasta ahora ha sido, al IPC real", ha apuntado.

Y es que, según los representantes de los trabajadores, "la empresa busca, en estos momentos de inseguridad económica, enfrentar a los sindicatos con los trabajadores, tratando de convencer a estos últimos de que la seguridad económica justifica abandonar el sistema de negociación sindical en el momento que más interesa para aumentar más los beneficios a costa de los trabajadores".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.