El director general de Recursos Pesqueros y Acuicultura del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Ignacio Escobar, ha acordado este miércoles con las comunidades autónomas y el sector pesquero elaborar una nueva versión del proyecto de plan de gestión a largo plazo de la pesquería de la sardina en el Golfo de Cádiz y el Cantábrico para seguir con su tramitación.

Según ha señalado el Ministerio en una nota de prensa, esta nueva versión recogerá mejoras de gestión por parte de las comunidades y del sector, que posibilitarán la continuidad de la actividad pesquera dirigida a esta especie.

Así lo ha acordado Escobar con los asistentes a la reunión que este miércoles ha mantenido en Madrid, entre ellos, los directores generales de las comunidades afectadas y responsables de los caladeros del Golfo de Cádiz y del Cantábrico y en la que se ha debatido sobre el proyecto de orden por la que se establece un plan de gestión a largo plazo de la sardina de las aguas del Cantábrico español y aguas del sur de Galicia, Portugal y del Golfo de Cádiz del Consejo Internacional para la Explotación del Mar (CIEM).

El Ministerio ha subrayado que esta orden surge como respuesta a la preocupación que la Comisión Europea ha manifestado de manera reiterada desde el año 2012 debido al "mal estado biológico" de conservación de la sardina que se captura en aguas de esas zonas.

El CIEM, por su parte, en su última evaluación ha estimado que su biomasa se encuentra en los niveles más bajos registrados desde finales de los años 70. Como consecuencia de esa preocupación la Comisión ha instado en repetidas ocasiones tanto a España como a Portugal a la adopción en común de medidas que sienten las bases para una recuperación de la biomasa.

En su defecto, la Comisión Europea ha señalado que no habría otra alternativa que proponer un TAC acorde a la recomendación de CIEM con carácter anual.

Cabe recordar que el CIEM ha recomendado que las capturas de 2014 no superen las 17.000 en las dos divisiones. Ante estas circunstancias, y de acuerdo con las evidencias científicas que confirman una baja biomasa del stock desde hace varios años, el CIEM recomendó una importante reducción de capturas de sardina, sobre la base de una regla de explotación.

Ante esta situación, las autoridades portuguesas y españolas han propuesto la aplicación de una regla de explotación alternativa a la aplicada por CIEM para calcular el total de capturas, que permite unas capturas ligeramente superiores a las recomendadas por el CIEM y que se contempla en la citada Orden. Este plan, que contempla la regla de explotación, ha sido evaluado como precautorio por el CIEM.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.