Aida
Los actores de la serie de Telecinco "Aída", entre ellos Paco León (2i, abajo), Melanie Olivares (c, arriba) y Pepe Viyuela (2i, arriba), posan antes de la presentación del capítulo 200, dentro del Festival de Televisión y Radio 'FesTVal' deVitoria. EFE

El capítulo de la popular comedia de Telecinco Aída emitido el pasado 18 de mayo, ha generado este miércoles cierta polémica en China por varios gags que han ofendido a algunos espectadores del país asiático, donde el canal privado español ya ha estado en la picota en otras dos ocasiones.

Esta vez, relata la prensa china, ha molestado especialmente la aparición en una escena de un cartel que prohibía la entrada "a perros y chinos" en el Bar Reinols, el establecimiento que regenta Mauricio Colmenero, uno de los personajes más políticamente incorrectos de la serie.

Ha sido uno de los temas más comentados del día en las redes sociales chinasEn el episodio, titulado La decisión de Sori, Mauricio y otros vecinos del barrio Esperanza Sur intentan acabar con los planes de un personaje chino Wang, quien amenaza con arruinar sus negocios al abrir un establecimiento.

Tras emitirse el episodio, miembros de la comunidad china en España criticaron su contenido a través de la red social china Weibo y este miércoles la polémica ha llegado a la prensa y las redes sociales chinas, donde ha sido uno de los temas más comentados del día.

El malestar ha llevado a la Embajada de España en China a publicar un comunicado en el que "lamenta profundamente el malestar causado en la comunidad china" y aclara que "las opiniones vertidas por el personaje de ficción que aparece en la serie no son representativas en absoluto del sentir de la sociedad española".

Los chinos residentes en España son "valorados, respetados y queridos por su aportación a la comunidad", subraya el comunicado.

Un cartel en Shanghái

En China se suele recordar con frecuencia que un cartel en Shanghái prohibía la entrada a "chinos y perros" en un céntrico parque de la ciudad, lo que para el país simbolizaba las humillaciones sufridas en la era del colonialismo.

En realidad, la existencia de ese cartel es más una leyenda que un hecho comprobado, si bien forma parte del imaginario colectivo del pueblo asiático, por lo que su recreación en la serie ha molestado especialmente a algunos espectadores de la nación asiática.

"En cierto modo, humillar a los chinos se ha convertido en una manera de sobrevivir para medios locales que no tienen buena situación económica como Telecinco", lamentó en declaraciones al oficial "Diario de la Juventud de Pekín" Chen Jianxin, líder de una asociación de hosteleros chinos radicados en España.

Para los chinos, llueve sobre mojado en sus polémicas con Telecinco, pues es la tercera vez que un programa de la cadena causa revuelo no sólo entre la nutrida comunidad de inmigrantes de este país en España, sino también en los medios y redes sociales chinas.

Otras dos veces

En primer lugar, la presentadora Aída Nízar incendió la red de China el pasado año al asegurar en el programa Sálvese quien pueda que en los restaurantes chinos de España se cocinaba en condiciones de total insalubridad.

La exconcursante de Gran Hermano y habitual tertuliana en muchos programas de televisión -a quien algunos medios chinos han relacionado por error con su serie "tocaya"- fue acusada de calumniar a la comunidad china.

Más recientemente, a principios de este año, China mostró su desagrado por un gag emitido en la gala especial de Nochevieja La noche en paz, producido por José Luis Moreno, donde se bromeaba con el hecho de que los chinos sirvieran carne de perro en sus restaurantes, entre otros tópicos.

En aquella ocasión, el enfado de los espectadores chinos llegó a generar una queja de diplomáticos de la Embajada de China en Madrid, mientras una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores mostraba en Pekín su "pesadumbre" por el trato que se daba a la comunidad china en algunos programas televisivos españoles