Cañete
El candidato del PP, Arias Cañete, durante un mitin este miércoles. EFE

El cabeza de lista del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha vaticinado que la participación en las elecciones europeas será "muy baja" en la UE y en España, donde teme que no llegue al 45% lo que, a su juicio, distorsiona los comicios y fomenta la entrada de "pequeños partidos".

En un encuentro organizado por el club Siglo XXI, Cañete ha considerado que la baja participación unido a la circunscripción única en España en estos comicios son los ingredientes que propician el surgimiento de partidos minoritarios y sin peso en un momento clave para la UE.

Asimismo ha lamentado que en esta campaña electoral no se haya hecho pedagogía y en cambio los discursos de los partido se hayan desarrollado en "clave nacional", lo que tampoco sirve para despertar el interés ciudadano por los asuntos comunitarios. Cañete, ha asegurado además que los "hechos" desmienten la "imagen equivocada" de él mismo que algunos han intentado trasladar tras sus declaraciones sobre el debate con la socialista, Elena Valenciano, tachadas de machistas.

Es muy difícil predecir lo que va a pasar pero sí puede ser fácil decir que la participación será muy baja en la UE "Es muy difícil predecir lo que va a pasar pero sí puede ser fácil decir que la participación será muy baja en la UE y que en España aspirar a un 50 por ciento sería ilusorio", ha advertido. Durante este encuentro, Cañete ha insistido en la relevancia de las elecciones del próximo domingo y la importancia de que en el Parlamento Europeo que se configure tras los comicios se mantengan los consensos básicos sobre la construcción europea que tradicionalmente han alcanzado el Partido Popular Europeo y los socialdemócratas.

Según el candidato, el riesgo de que crezcan los partidos "marginales" antisistema o eurófobos coloca a los dos grandes partidos en la obligación de seguir trabajando conjuntamente para lograr acuerdos y recuperar así la confianza de los ciudadanos. Ha advertido además, de que estos nuevos proyectos carecen de futuro porque los cambios que propugnan serían "tan dolorosos a medio plazo" como lo han sido en el corto plazo las más duras políticas de ajuste acometidas en la UE durante la crisis.

También ha contrapuesto las propuestas de su partido con las del PSOE en relación al mantenimiento del estado del bienestar y ha recordado unas palabras de la exprimera ministra británica Margaret Thatcher cuando afirmó: "El socialismo se termina cuando se acaba el dinero de los contribuyentes". "El modelo socialista es un modelo de muy corto recorrido", ha añadido Cañete.

Preguntado sobre el conflicto de Ucrania, ha recalcado la necesidad de que la UE actúe con una "voz común" y coordine las posiciones de todos los estados miembros con más unidad y firmeza ya que lo que ha puesto de manifiesto esta crisis es la vulnerabilidad de la UE desde el punto de vista del mercado energético.