El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife ha acordado esta mañana, en el transcurso de su sesión ordinaria, la adjudicación de la adecuación del Muelle Sur y la salida a concurso del corredor peatonal para cruceristas.

En concreto, la licitación de los trabajos de ejecución de este corredor peatonal será por un plazo de cuatro meses y un presupuesto de 884.000 euros, que complementará y enriquecerá el tránsito entre el puerto y la ciudad.

Según indica la Autoridad Portuaria, dicho corredor debidamente señalizado, con áreas de sombra y descanso, vegetación adaptada al entorno marítimo y con potencial para acoger una zona de bares y terrazas junto al mar, será una de las novedades que se ofrecerán en la próxima temporada de cruceros 2014-2015 a los usuarios del puerto.

Todas estas características le conferirán el carácter de paseo marítimo y se desarrollará siguiendo el cantil del muelle deportivo. Configurado como una banda asfaltada cuyo trazado abarca una superficie de 4.792 metros cuadrados, en su concepción se ha tenido en cuenta la compatibilidad y no interferencia con las previsiones recogidas en los diferentes proyectos de Herzog & de Meuron.

Muelle sur

En cuanto a los trabajos de adecuación del Muelle Sur al tráfico de grandes cruceros, han sido adjudicados a la Unión Temporal de Empresas (UTE) compuesta por Dragados S.A. y DRACE Infraestructuras, S.A., por un montante algo superior a los 2 millones de euros y un plazo de ejecución de cinco meses.

El incremento en el número de cruceros que progresivamente han utilizado dicho muelle en los últimos años ha ocasionado la aparición de grietas y, en algunos casos, el arranque de bolardos, hechos que justifican la necesidad de adecuarlo.

Los trabajos a ejecutar consistirán básicamente en la ampliación de la banqueta en toda la longitud del muelle para otorgarle mayor estabilidad; retirada de los bolardos existentes generando una nueva zona de 11,5 metros de cantil donde se colocarán dos unidades de 75 toneladas incrementando así la fortaleza de dichos elementos; anclaje de la viga cantil del muelle al espaldón mediante tirantes de una longitud de 20 metros y 63,5 milímetros de diámetro, que se instalará previa ejecución de la zanja correspondiente.

Por su parte, el refuerzo del cantil se realizará solo en las zonas del muelle coincidentes con la popa y la proa de los buques atracados, partiendo de la hipótesis de que cada una de las alineaciones da cabida a dos buques. También se reforzará el arranque y zona central de la segunda alineación y las mismas zonas, además del extremo, de la tercera.

En lo que a ejecución se refiere, los trabajos se distribuirán en cinco zonas siendo probable que la primera en intervenirse sea en el morro del dique. Se dispondrá así el adecuado refuerzo de esta infraestructura cuyo proyecto original data del primer cuarto del siglo XX.