El delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, ha afirmado que hay que "desdramatizar" la posibilidad de proceder a una reforma de la Constitución, aunque sin modificar "la indisolubilidad de la nación española".

En una entrevista concedida a la Cadena COPE, recogida por Europa Press, Urquijo ha afirmado que, si bien el cierto que hay partidos políticos que están abogando por una reforma de la Constitución para adaptarla a los tiempos actuales, los dos grandes partidos no están pensando en una reforma constitucional para modificar el artículo 2, que es el que consagra la indisolubilidad de la nación española".

Además, ha señalado que hay que "desdramatizar" la modificación de la Carta Magna, aunque no "en esta cuestión". "Es verdad que la propia Constitución contempla un procedimiento de reforma porque, al final, las normas y las leyes se adaptan a las circunstancias y están hechas para entendernos mejor", ha añadido.

A su juicio, eso "no es algo inmutable y rígido", sino que las hacen los políticos "para servir mejor al conjunto de los ciudadanos". "Por eso, son mutables. Ahora, yo si creo que hay determinados artículos de la Constitución en los que los grandes partidos nacionales no están pensando, en absoluto, en modificar", ha añadido.

El delegado del Gobierno ha indicado que "hay otros partidos, como UPyD, que están planteando una reforma constitucional en un sentido totalmente diferente a la que plantean los partidos nacionalistas".

De esta forma, ha precisado que la formación magenta pretende que se "recuperen ciertas competencias que fueron, en su momento, transferidas, y que ellos consideran que son básicas, y que, en vista de la utilización que han hecho las comunidades autónomas nacionalistas, deben ser recuperadas por el Estado". "Es una opinión. El PP tiene otra diferente, como la tiene también diferente el PSOE", ha añadido.

A su juicio, "hay un esqueleto básico dentro de la Constitución que fue acordado en el 78 por un consenso amplísimo y que no sería bueno modificar". "Hay unos artículos concretos en el que se establecen un procedimiento de reforma y no pasa absolutamente nada porque pueda hablarse de una hipotética reforma", ha apuntado.

"consenso unánime"

No obstante, ha apuntado que debe haber "un consenso unánime sobre qué se quiere reformar" y que haya "un acuerdo importante sobre ese qué" porque "la Constitución es la Ley de Leyes y no es cualquier Ley ordinaria".

"Está en la cúspide de nuestro ordenamiento jurídico y es bueno que el nivel de consenso y de acuerdo que se exija sea también máximo. Antes de abrir una reforma sin saber muy bien para qué, convendría que los partidos políticos le dieran una pensada para ponerse de acuerdo, primero en si es necesario hacerlo en este momento, y si es posible obtener un consenso similar al que se obtuvo el año 78", ha apuntado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.