Ramón Jáuregui
El diputado socialista Ramón Jáuregui. EFE/Zipi

El número dos del PSOE a las elecciones al Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, ha explicado que su partido mantiene la confianza en Jesús Eguiguren, presidente del Partido Socialista de Euskadi desde 2002, por sus "cualidades personales", pese a que fue condenado en 1992 por malos tratos a su esposa.

Nos hemos permitido mantener la confianza en esa persona por sus cualidades personales"Es un incidente de hace muchísimos años que tiene probablemente una explicación distinta de la que ofrece la propia sentencia", ha dicho en una entrevista en Onda Cero en referencia a la condena de 17 días de arresto, confirmada por la Audiencia Provincial de San Sebastián, que se le impuso a Eguiguren por haber golpeado a Assunta Zubiarráin con las manos, un paraguas y un zapato durante una discusión.

"Nos hemos permitido mantener la confianza en esa persona por sus cualidades personales" y "puede parecer contradictorio, pero de verdad creemos que aquel incidente se produjo una situación más bien confusa", ha añadido el dirigente socialista. Asimismo, ha descartado que el PSOE hubiese utilizado ahora este hecho para atacar a Eguiguren en el caso de que militase en el PP porque, según ha indicado, "es una historia muy pasada y él ha tenido tiempo de rehabilitarse".

Además, "nosotros no estamos descalificando personalmente a mucha gente a la que podríamos recordarle muchas cosas" -ha aclarado- "porque los socialistas, desde que hicimos el abrazo reconciliatorio en España, no hemos tenido actitudes de persecución personal sobre nadie".

Pocas horas después, el número dos del PSOE a las elecciones europeas se ha disculpado por calificar como "incidente" el delito de maltrato por el que fue condenado el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, ha retirado la palabra y ha dejado claro a través de la Agencia Efe que cualquier caso de violencia de género es muy grave.

Jáuregui ha subrayado que la violencia machista nunca es un mero incidente, sino un asunto muy grave "venga de donde venga y sea quien sea". Ha recalcado además que siempre hay que condenar la violencia de género.

La derecha, "frente al espejo"

Jáuregui ha comentado este asunto en relación con las críticas del PSOE al comentario que hizo el cabeza de lista del PP a los comicios europeos, Miguel Arias Cañete, tras el debate con su rival socialista, Elena Valenciano, por considerarlo machista.

En su opinión, que Arias Cañete dijera que debatir con una mujer es "complicado" porque al mostrar "superioridad intelectual" uno puede dar la impresión de que es "machista" es una cuestión que, "superando el incidente o la anécdota, adquiere categoría". "Es legítimo que en un debate como este pongamos a la derecha española frente al espejo" para que se vea que no es "una derecha en valores y moderna como la que hay en otros países europeos", ha manifestado.

No es "una derecha en valores y moderna como la que hay en otros países", diceA su juicio, el comentario sobre Elena Valenciano ha "calificado gravemente" al candidato 'popular', tanto por su "índole machista" como por el "ninguneo que se hace al rival, no solo por ser mujer sino por ser una persona funcionaria del partido, frente a la 'titulitis' o los altísimos niveles de opositor que una persona puede adquirir".

"Me molesta a horrores esta idea de que hay personas muy formadas, de una gran categoría intelectual, y otras que no lo son. Eso en política no tiene por qué medirse de esa manera. He visto multitud de casos de enorme categoría política que no tienen terminada su carrera o que han hecho una vida orgánica y son políticos de primer nivel", ha afirmado.

Jáuregui no ha querido adelantar qué votarían los socialistas si el Gobierno de España propusiera a Arias Cañete como candidato a comisario europeo. "Hay que esperar. Si se produce ese caso, ya lo hablaremos", ha declarado.

En cualquier caso, el 'número dos' de la candidatura del PSOE ha recordado que, en el proceso de formación del Ejecutivo comunitario, la aprobación de los comisarios suele ser sometida a la opinión de la Eurocámara y que "se han producido ya varios casos en los cuales los grupos parlamentarios miran con lupa el historial" de los candidatos.