Un consorcio hispano-alemán formado por las empresa asturiana Imasa Ingeniería y Proyectos, ThyssenKrupp Industrial Solutions (Polysius) y Sacyr Industrial (Valoriza), han suscrito, con la Empresa Pública Productiva Cementos de Bolivia (Ecebol), un contrato por valor de 178,7 millones de euros para la construcción de una gran cementera en Bolivia.

Según información de Imasa, la planta, que se construirá en el Departamento de Oruro (Bolivia), está ubicada en las proximidades de un importante yacimiento de piedra caliza, una reserva de 208,7 millones de toneladas, que garantizará el suministro de esta materia prima durante 90 años.

El objetivo es permitir a Bolivia dejar de importar cemento. El complejo será el de mayor capacidad de producción del país, 1,3 millones de toneladas de cemento al año, cubriendo así el 20 por ciento de la demanda interna.

La fábrica requerirá 20 megavatios mensuales de energía eléctrica empleando para su funcionamiento gas natural proveniente de un gaseoducto cercano a la zona. La duración del proyecto se estima en tres años.

Consulta aquí más noticias de Asturias.