'Hable con ellas'
Las presentadoras de 'Hable con ellas' (Sandra Barneda, Beatriz Montañez, Alyson Eckmann, Natalia Millán y Yolanda Ramos, de izda. a dcha.) sostienen a su director, David Valldeperas. Telecinco

Desde que comenzó su emisión en el mes de abril, el plató de Hable con ellas (Telecinco) se ha convertido en un sofá esclarecedor y amigable (ocurrió, por ejemplo, cuando la religiosa Sor Lucía expuso desde allí su particular revolución eclesiástica). Pero, también, en un escenario picaresco (como cuando la misma monja fue preguntada sobre sexo) o incómodo (la invitada Patricia Conde confesó que lo había pasado bien , pero "a ratos"). Incluso, ha sido un campo de batalla en el que José Luis Moreno, disgustado, emprendió la retirada, dejando un estrado empantanado y a unas presentadoras un tanto confusas.

Se trata "de que en el programa haya valles", explica su director, David Valldeperas. Es decir, que se alternen momentos divertidos y momentos intimistas. Y, por qué no,  tensión. Al fin y al cabo, "esta también forma parte de la vida", reflexiona este profesional de quien los trabajadores del medio destacan su "gran creatividad" y su habilidad para innovar.

Me gusta sorprender a las presentadoras con elementos fuera del guión y ver cómo reaccionan Ante de mudarse a Hable con ellas, Valldeperas puso a prueba sus destrezas, durante cinco años, en Sálvame diario, un programa que, en plena crisis de los formatos del corazón, se ha mantenido en lo más alto de los ranking de las sobremesas.  Y aunque admite que algunas de las técnicas empleadas en su anterior trabajo pueden reconocerse en el actual (la improvisación, la naturalidad absoluta que permite a sus tertulianos levantarse sin previo aviso o comer un bocadillo ante las cámaras, el efecto sorpresa —"me gusta pillar a mis presentadoras con elementos que no están en el guión y ver cómo reaccionan"— o las preguntas sin cortapisas –"se puede preguntar de todo, aunque siempre con respeto"-), descarta que este Hable con ellas, que se emite en riguroso directo, pueda describirse como un "Sálvame cultureta".  

Para empezar, el nuevo espacio cuenta con cinco presentadoras, no tertulianos, "como si hubiera cinco Jorge Javier Vázquez en el plató", algo que requiere una ardua tarea de coordinación.  Además, su horario tardío permite tocar temas que en una franja protegida serían imposibles de tratar (es decir, sexo).  El objetivo es crear "un late night diferente".  Y, en resumen, una conversación informal entre mujeres con perfiles muy distintos que van recibiendo en su diván a invitados de todo tipo. Y que, en ocasiones, "se ríen con el personaje y otras, hasta se enfadan" . Todo ello, porque el programa "está muy vivo".

"Lo que hay que intentar es no ser predecible", concluye Valldeperas, que no oculta su satisfacción ante unos índices de audiencia inusitadamente favorables para la franja que ocupa: "Conseguir que alguien se siente ante el televisor a las 12 de la noche es una tarea muy complicada y te obliga a idear algo para atraer a la audiencia".  En el último mes, el espacio congregó a una media de más de un millón de espectadores.

Los cinco rostros de 'Hable...'

Uno de los ganchos del programa son, según su director, David Valldeperas, los perfiles tan diferenciados que ofrecen sus cinco presentadoras y que permite que cada una ofrezca una visión distinta del mundo. "La suma de las cinco constituiría la presentadora perfecta", opina. Así describe  a las conductoras de Hable con ellas:

Sandra BarnedaSandra Barneda, la profesional. "Es una superpresentadora capaz de hacer cualquier tipo de formato: ha pasado por espacios tan diversos como El gran debate, De buena ley, La Noria o el actual Hable con ellas y en todos ha hecho un buen papel. Es oficio puro y duro".

Yolanda RamosYolanda Ramos, la comicidad. "Con ella me río muchísimo, tiene un gran sentido del humor. Además, es igual delante de las cámaras que detrás de ellas, donde tiene la misma forma de hablar. Es muy espontánea, muy graciosa. A mí me toma el pelo y me llama 'barbudito'"

Natalia MillánNatalia Millán, la elegancia. "Es la serenidad, el saber estar, alguien a quien nunca le negarías una repuesta y una mujer polifacética. Aparte de entrevistas, es capaz de moverse y cantar como los ángeles. Tiene muchísimas posibilidades, algunas de las cuales aún no hemos explotado".

Beatriz MontañezBeatriz Montañez, la cañera. "Tiene mucho oficio periodístico, está muy preparada pero, además,  tiene un lado canalla que yo he descubierto en este programa. Es poliédrica, se desdobla: puede hacerte una pregunta supercultureta y después pedir al invitado que se quite la camisa".

Alison EckmannAlyson Eckmann, la frescura. "Es estadounidense y hace poco que llegó a España. Representa la frescura y las ganas de aprender. Es fantástico ver cómo se mueve en la calle. Y al tener solo 23 años,  tiene la capacidad de  conectar con todo lo que está ocurriendo a su alrededor".