El delegado de la Junta en Huelva, José Fiscal, ha recordado este miércoles a los mariscadores de coquinas que se "está actuando como es su obligación", de manera que "está vigilando para que no se faene" al estar cerrado todo el litoral ante la presencia de fitoplancton tóxico y, por tanto, "se sancionará a quién lo esté haciendo".

A preguntas de los periodistas sobre este tema, puesto que el sector anunció que saldría a faenar, pese a la veda impuesta, debido a que un estudio de un laboratorio privado gallego asegura que el molusco es "apto", Fiscal ha señalado que, según los análisis realizados por la Delegación de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, se ha detectado la presencia de una toxina que "hace inviable para el consumo las coquinas".

Tras remarcar que el cierre del litoral se realiza las veces que son necesarias ante la presencia de toxinas, ha subrayado que "se están haciendo las inspecciones en los sitios donde sabemos que se está faenando y se pondrán las sanciones que correspondan".

En esta misma línea, Fiscal ha destacado que el cierre del litoral responde a "razones estrictamente científicas" y en consecuencia, no se puede salir a faenar. No obstante, ha dejado claro que la administración regional sigue haciendo análisis para que "en el momento que no se dé esa toxina, se levante la prohibición".

Fiscal, que ha asegurado que "entiende" la necesidad de trabajar de los mariscadores al ser ésta "su única fuente de ingresos", ha hecho hincapié en que es "obligación" de la Junta "conjugar los intereses de todo el mundo" y "si los estudios dicen que no se puede, no se puede", ha enfatizado.

De otro lado, cuestionado sobre la reivindicación del sector de "más controles" para evitar la captura de coquina por parte de bañistas o mariscadores sin licencia, el delegado ha apuntado que es "consciente" de que esto supone "un grave problema" para los mariscadores y por ello, comunicará a la Subdelegación del Gobierno la necesidad de más presencia de guardias civiles en la costa para que se pueda "paliar este problema".

Hay que recordar que según indicó la Junta en una nota, la presencia de biotoxinas fue detectada en el marco del control y seguimiento continuo que realiza de las zonas de producción, coincidiendo este episodio con la veda biológica decretada por la Administración para el periodo de 20 de abril al 18 de mayo.

Esa situación de contaminación por biotoxinas se ha mantenido en el tiempo una vez finalizado el periodo de veda, por lo que es necesario mantener el caladero de coquina cerrado por motivos sanitarios al objeto de garantizar la salud publica de los consumidores.

Desde el Gobierno andaluz apelaron a la responsabilidad del sector marisquero para que cumpla con la normativa en vigor que establece el cierre de los caladeros cuando se registra una alta concentración de biotoxinas en los moluscos.

Recuerdan que el marisqueo sin licencia está prohibido en cualquier momento y conlleva una sanción de carácter grave, medida que en el caso de realizar esta actividad en una zona de producción cerrada por motivo sanitario se eleva a la consideración de muy grave. Las sanciones por el incumplimiento de estas prohibiciones pueden oscilar entre 301 y 60.000 euros para las personas que capturen moluscos bivalvos sin autorización (sanciones graves) y entre los 60.001 y 300.000 euros para quienes desarrollen esta actividad en un caladero cerrado por presencia de toxinas (sanción muy grave).

La administración autonómica ha hecho hincapié en el riesgo que el consumo de estas capturas podría suponer para la salud pública y ha advertido de que velará por el cumplimiento de la normativa aplicando la máxima sanción a aquellas personas que capturen moluscos bivalvos en una zona cerrada por presencia de biotoxinas.

Consulta aquí más noticias de Huelva.