La Policía Local y la Guardia Civil de Sant Antoni de Portmany, en Ibiza, han decomisado grandes cantidades de bebida y comida en una operación contra la venta ambulante. El decomiso tuvo lugar en Cala Salada y Cala Saladeta y la acción supuso la incoación de las correspondientes denuncias administrativas por infracción a la Ordenanza municipal de Convivencia.

Según ha informado el Ayuntamiento, este fin de semana se llevó a cabo un dispositivo policial para el control de las ordenanzas municipales y de las infracciones a la ley 1/92 de protección a la seguridad ciudadana. En dicho dispositivo participaron cinco agentes de ambos cuerpos.

En la operación policial, también se levantaron actas por infracción de la Ordenanza de Convivencia ya que varias personas fueron denunciadas por hacer botellón en la vía pública. Además, se levantaron actas por ejercer la prostitución en la vía pública y otras, por llevar a cabo publicidad dinámica sin la correspondiente licencia administrativa.

En el mismo dispositivo tres personas fueron denunciadas por infracción a la ley 1/92 de protección a la seguridad ciudadana, concretamente por tenencia y consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública.

El operativo policial se saldó con 25 personas identificadas, 23 denuncias por infracciones a las ordenanzas municipales y 3 denuncias por infracción a la ley 1/92 de seguridad ciudadana. De entre las personas denunciadas por realizar botellón en la vía pública, 8 eran menores de edad.

Según ha recordado el Consistorio, los dispositivos policiales conjuntos se enmarcan dentro de los planes de seguridad programados por ambos cuerpos para el control en zonas de ocio, tanto diurno como nocturno.