El sindicato Comisiones Obreras ha reprochado al presidente de Cantabria, Ignacio Diego, que haya suprimido el acto de reconocimiento a los empleados públicos de la administración, que se celebraba cada año con motivo de la festividad de Santa Rita (mañana, jueves) y en el que se obsequiaba a los funcionarios jubilados con un reloj de "menos de cien euros" de modo que no se superaban los 10.000 euros al año, mientras que en su Gobierno -ha denunciado- hay 132 puestos en la administración general nombrados "a dedo", que suponen un gasto de más de 5 millones anuales (5.356.873 euros).

Ésa es la "austeridad" del jefe del Ejecutivo, que "solo" es "austero" con los empleados públicos pero "nunca" con "los suyos", ha criticado este miércoles, en rueda de prensa, Javier González, coordinador del sector autonómico de CCOO en la Administración General, en representación de unos 5.000 empleados públicos, entre funcionarios y personal laboral.

Tras recordar que el homenaje de Santa Rita se celebraba desde "hace más de 20 años", desde el principio de la Democracia, ha señalado que en él se felicitaba a los funcionarios por su labor y se premiaba la trayectoria de los que se jubilaban, obsequiándoles con un reloj. Pero el acto se suprimió hace tres años, coincidiendo con la llegada del PP a Peñaherbosa, y aunque en un principio desde la formación sindical no le dieron "importancia", ante los "cientos" de correos y llamadas recibidas, comenzaron a recabar dados sobre los puestos de confianza y libre designación del Ejecutivo.

Así, González ha detallado que el Gobierno cántabro cuenta con 13 puestos eventuales de su gabinete, que suponen un gasto de 711.337 euros al año, y a los que se suman 37 directores generales y 21 subdirectores, con un desembolso de más de dos y un millón de euros, respectivamente (2.024.573 y 1.089.002, en concreto), así como 61 puestos más de libre designación, cuyo coste supera el millón y medio (1.531.961 euros), cuantías en las que no están incluidas la antigüedad ni los costes salariales, que suponen estos últimos en torno a un 28%.

Tras recordar el compromiso electoral del líder de los 'populares' cántabros de reducir las direcciones generales y suprimir "todas" las subdirecciones si era elegido presidente, el portavoz de CCOO -que ha reconocido la reducción de diez a ocho consejerías- ha recalcado que hay más de 20 personas desempeñando el cargo de subdirector con una remuneración global de más de un millón. Puestos que son, ha afirmado, nombrados por el presidente y la consejera de Presidencia, Leticia Díaz,, que son "los cerebros de este Gobierno".

Y a modo de ejemplo, ha destacado los 60.537.000 euros que perciben de media cada ejercicio alguno de estos empleados, como las cuatro personas que forman parte del gabinete de Diego, y ha subrayado además los pluses de 1.200 euros que se abona a aquellos funcionarios que desempeñan ahora cargos de libre designación cuando vuelven a su puesto de empleado público.

La mentira de la austeridad

"Diego habla de austeridad y todo es mentira", ha aseverado González, para apostillar que "la única austeridad la tenemos los empleados públicos". Con estas palabras, se ha referido a "despidos de interinos", como los 33 orientadores de empleo, ha dicho. También se han amortizado, ha agregado, más de 1.500 puestos, al tiempo que les han "quitado" los días 'moscosos' o pluses por antigüedad, como ha lamentado el sindicalista. De igual modo, se han "paralizado" los concursos y promoción interna, y "no se oferta nada", sino que se amortizan los puestos de los funcionarios que se jubilan.

Además, el portavoz de CCOO ha tachado de "pura mentira" la reorganización de la administración, ya que sigue habiendo "los mismos edificios" que el Ejecutivo venía ocupando hasta ahora.

El sindicalista también ha destacado la creación de la denominada 'Oficina del presidente', un órgano que "no es vinculante" pero que supone siete nuevos puestos de trabajo con un coste de 422.000 euros anuales.

Fiesta de santa rita

El coordinador del sector ha señalado, en relación a la festividad de Santa Rita, que todos los años los presidentes cántabros —como Miguel Ángel Revilla, José Joaquín Martínez Sieso o Juan Hormaechea— felicitaban a los empleados públicos y obsequiaban a los que se jubilaban con un reloj, reconocimiento y premio que Ignacio Diego "nos ha quitado".

Así, ahora "no hay acto" protocolario ni entrega del reloj, sino que los funcionarios el día de su patrona "no trabajan y nada más", porque todo lo demás se ha "eliminado de raíz".

Finalmente, Javier González ha anunciado que la consejera de Presidencia se ha comprometido a reunirse con los representantes de la Junta de Personal y el comité de empresa el próximo 2 de junio, a raíz de la "presión" que han ejercido para que les reciba.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.