Sant Joan de Déu
La entrada a Urgencias del Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona). ACN ARCHIVO

Tres de cada cuatro niños atendidos en los servicios de urgencia de los hospitales por haber sido víctimas de malos tratos regresan a casa. El resto permanece ingresado por la gravedad de las heridas, que en algunos casos puede causarles la muerte, o es trasladado a un centro de acogida.

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio elaborado por el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat (Barcelona), que dispone de una unidad especializada en maltrato infantil que les ofrece tratamiento médico y psicológico. El informe se basa en los casos tratados en trece hospitales españoles entre septiembre de 2011 y septiembre de 2012.

Las niñas sufren más abusos sexuales y maltrato emocional y los niños, maltrato físico y negligenciasLas urgencias de los trece hospitales atendieron 516.092 niños de los que 471 presumiblemente fueron víctimas de malos tratos, es decir, solo un 0,09%. Sin embargo, los autores del estudio recuerdan que los casos que llegan a urgencias son una "pequeña proporción" de los que se producen.

También explican que los médicos pueden tener dificultades para diagnosticar el maltrato infantil porque se puede confundir con lesiones, traumatismos y quemaduras fortuitas. 

El 58% de los menores atendidos eran niñas que habían sufrido abusos sexuales y maltrato emocional. Los niños, en cambio, habían sufrido maltrato físico y negligencias. Más de la mitad tenían menos de seis años y el 30% de los casos eran leves, el 51% eran moderados y el 19%, graves.

De los 471 que parecían haber sufrido malos tratos, el 37% parecía haber sido víctima de abusos sexuales y otro 37%, de maltrato físico. Un 20% era víctima de una probable conducta negligente y un 4,5% de un potencial maltrato emocional.