Contra la independencia de Escocia
El primer ministro británico, David Cameron, ofrece un discurso sobre el futuro de Escocia, en el velódromo del Parque Olímpico de Londres. RAIN / EFE

El Gobierno británico invitará a los políticos escoceses a una conferencia que estudiará conceder más autonomía a Escocia si triunfa el "no" en el referéndum sobre la independencia, según el ministro de esa región, Alistair Carmichael.

El titular británico para Escocia tiene previsto detallar estos planes en un discurso que pronunciará este jueves en la ciudad escocesa de Glasgow, pero cuyo contenido fue divulgado este miércoles.

El objetivo del Gobierno central es convocar la reunión el próximo octubre, pocas semanas después de un eventual "no" en el plebiscito que se celebrará el 18 de septiembre.

Habrá una conferencia sobre la nueva Escocia "En caso de un voto por el 'no', habrá un cambio. Escocia tendrá más poderes", según Carmichael, quien hace campaña a favor de que la región se mantenga dentro del Reino Unido.

"Si los escoceses votan por quedarse en la familia del Reino Unido, como creemos que ocurrirá, entonces podemos pedirle a los que querían salir resolver sus diferencias con nosotros, trabajar juntos y entregar un paquete de poderes", afirmará el ministro.

"Y puedo confirmar que en caso de un voto por el 'no', voy a invitar a representantes de los principales partidos de Escocia a reunirse en octubre para empezar ese proceso. Habrá una conferencia sobre la nueva Escocia. Trabajará a favor de los intereses de la población de este país", según Carmichael.

El ministro principal de Escocia, el nacionalista Alex Salmond, hace campaña para conseguir la independencia de Escocia, que forma parte del Reino Unido a través del Acta de Unión de 1707.

Irreversible

El primer ministro británico, David Cameron, dijo este martes que el resultado del referéndum es "irreversible" y sugirió que los escoceses no tendrán otra oportunidad de votar. En declaraciones a la BBC, Cameron afirmó que la consulta será "decisiva, legal, justa, irreversible y vinculante".

Cameron hizo estos comentarios a raíz de especulaciones de los políticos que apoyan la unión de Escocia con el Reino Unido de que los nacionalistas busquen otra votación en caso de que el resultado del plebiscito sea ajustado y desfavorable a la independencia.

Una de las últimas encuestas, publicada este fin de semana, indica que el 48% de los escoceses votaría en contra de la independencia, el 36% estaría a favor y el 15% se muestra aún indeciso.