Arias Cañete
El candidato del Partido Popular a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, este sábado en un mitin en Barcelona. EFE

Apenas faltan cinco días para las elecciones para el Parlamento Europeo y al cabeza de lista del Partido Popular, Miguel Arias Cañete, le persigue la polémica. Antes de que abandonara el puesto de ministro de Medio Ambiente y se centrara en la campaña electoral, se conoció su relación con una compañía petrolera que pugnaba por adquirir un negocio en Ceuta valorado en 600 millones de euros. Cañete llegó a admitir que "ignora" a qué se dedica la compañía.  A esto hay que sumarle el revuelo formado por su exabrupto machista tras el ‘cara a cara’ televisado con la candidata socialista, Elena Valenciano.

Si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista acorralando a una mujer Un día después de enfrentarse con Valenciano en el debate electoral, en una entrevista en el programa Espejo Público, Arias Cañete aseguró que un debate entre un hombre y una mujer es algo "muy complicado" porque "si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista acorralando a una mujer indefensa".

La respuesta de Valenciano no se hizo esperar. La candidata socialista señaló entonces a través de su cuenta de Twitter: "¿Qué hacemos? ¿Fuera mujeres del debate?". Desde ese momento, las declaraciones de Arias Cañete se han convertido en la principal arma electoral del PSOE. Numerosos socialistas, empezando por la propia Valenciano, han exigido a Cañete y a Rajoy que rectifiquen. Con todo, Valenciano ha negado que Cañete le haya hecho un regalo al PSOE con su resbalón y simplemente ha defendido que lo grave es que un cabeza de lista piense esas cosas y haga unas declaraciones en ese tono. Desde el PP, sin embargo, Esteban González Pons ha considerado que el PSOE "se está pasando" con los ataques a Cañete.

Una de las principales quejas del PSOE sobre este asunto es que el Partido Popular no se ha disculpado por las declaraciones de su candidato. Lo cierto, es que la mayoría de reacciones populares a esta polémica han sido excusas. El propio Cañete achacó al "cansancio" sus palabras e intentó salir del paso asegurando que siempre ha creído en las mujeres y recordando que una mujer le ha relevado al frente del ministerio de Agricultura. Poco después, tuiteaba una foto en la que aparecía en la cafetería de un AVE con un grupo de mujeres que celebraban una despedida de soltera.

González Pons ha considerado que el PSOE "se está pasando" con los ataques a Cañete Las mujeres del PP tampoco han sido especialmente críticas con el comentario del exministro y han calificado las declaraciones, como mucho, de "desafortunadas". La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, evitó valorar las declaraciones de Arias Cañete y señaló que algunos comentarios machistas realizados por otros no habían generado tanta polémica. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también restó importancia al asunto y aseguró que "Miguel Arias nunca habrá querido herir a una mujer, ni muchísimo menos". La ministra de Sanidad, Ana Mato, respaldó al ministro y dijo que "ha demostrado a lo largo de su trayectoria política una defensa y un trabajo permanente al lado de las mujeres".

Las declaraciones de Cañete han coleado durante muchos días y aparecieron también en el debate a seis de este lunes. En este debate, protagonizado por seis hombres, el número dos de la lista del PP, Esteban González Pons, aseguró que Cañete "tuvo un mal día" y calificó de "anécdota" la respuesta de su compañero de lista. Ramón Jáuregui, el número dos del PSOE, recordó que "lo peor" es que el Partido Popular no ha rectificado.

González Pons llegó a sacar una captura de un ‘tuit’ de Elena Valenciano en el que llamaba feo al jugador de fútbol Franck Ribéry, a lo que también respondió la candidata socialista en su cuenta de Twitter: "La diferencia es que yo pedí disculpas por aquello inmediatamente. De Cañete todavía estamos esperándolas".

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha asegurado este martes que el candidato popular a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, "va a pedir disculpas inmediatamente" por su "desafortunada" frase sobre la cabeza de lista del PSOE, Elena Valenciano. La expresidenta de la Comunidad de Madrid también ha señalado que todos los políticos tienen comportamientos similares al de Cañete.

Negocios familiares

El Partido Socialista también ha solicitado al candidato del PP a la Eurocámara que dé explicaciones sobre sus negocios familiares antes de que termine la campaña. Según publica este martes InfoLibre, las petrolíferas de Cañete y su familia están controladas por "sociedades pantalla" en Antillas Holandesas y Costa Rica. Estas sociedades controlarían más del 45% de las acciones de Petrolífera Dúcar (de la que Cañete fue presidente hasta 2012) y Petrologis Canarias.

Arias Cañete es actualmente accionista de la petrolera Dúcar, de la que tiene 85.359 participaciones, y es su cuñado quien dirige la compañía. La empresa se encuentra en una puja por un negocio petrolífero en Ceuta que puede generar 600 millones anuales.

El cabeza de lista popular ha defendido que se desvinculó de la compañía antes de tomar posesión como ministro y que en este momento desconoce qué hace esta empresa ahora mismo: "No he asistido a una junta de accionistas. Ignoro lo que hace la empresa, no sé lo que hace en este momento", aseguró.