El juez Ruz sigue el rastro en Luxemburgo de 12 millones de dos empresarios de la red Gürtel

  • La Audiencia Nacional manda una comisión rogatoria a Luxemburgo para que le informe de dos cuentas de Rafael Naranjo y su hijo Gonzalo.
  • Abiertas en el Credit Suisse entre 2004 y 2005, y cerradas entre 2012 y 2013, llegaron a acumular 11,7 millones de euros.
  • Los Naranjo dirigían la empresa Sufi, que se llevó contratos de limpieza en los Ayuntamientos de Toledo, Madrid y Boadilla (todos del PP).
  • Según la investigación, Sufi pagó, a cambio de suculentas adjudicaciones, comisiones a políticos del PP y cabecillas de la Gürtel.
  • Bárcenas acusó a la constructora Sacyr, que compró Sufi, de pagar 200.000 euros al PP de Castilla-La Mancha a cambio de un contrato en Toledo.
El juez Pablo Ruz, en una imagen de archivo.
El juez Pablo Ruz, en una imagen de archivo.
EFE / Ballesteros

El juez Pablo Ruz, que investiga el caso Gürtel y la pieza derivada del caso Bárcenas, sigue encontrando dinero en el extranjero relacionado con algunos de los imputados. En un nuevo auto, fechado el lunes 19 de mayo, el magistrado de la Audiencia Nacional ha ordenado una nueva comisión rogatoria a Luxemburgo (ya van más de 40 comisiones internacionales) para que este pequeño país centroeuropeo le remita toda la información disponible sobre las cuentas que allí abrieron dos empresarios españoles, Rafael Naranjo Anegón y su hijo Gonzalo Naranjo Villalonga. Ambos están en imputados después de que aparecieran en los papeles de Bárcenas por donar supuestamente 200.000 euros al PP de Castilla-La Mancha.

Rafael y Gonzalo Naranjo eran los principales accionistas de la empresa SUFI S.A., (actualmente Aurantia 2003). La Fiscalía Anticorrupción advirtió el 13 de mayo al juez Ruz que un informe de la unidad de inteligencia financiera del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales del Banco de España había detectado que padre e hijo abrieron dos cuentas en el banco Credit Suisse de Luxemburgo en 2004 y 2005, que cerraron en 2012 y 2013, y en las que durante años realizaron transferencias desde su antigua empresa Sufi a una sociedad pantalla domiciliada en Luxemburgo bautizada como Alcantara Engineering SA. En esas cuentas llegaron a acumular 11,7 millones de euros.

El Banco de España detectó varias transferencias, por ejemplo en febrero de 2004 unos 2,9 millones de euros desde dos cuentas del mismo banco suizo, de Alcantara en el Credit Suisse a la cuenta del señor Naranjo Anegón también en el Credit Suisse. Y otros 11,7 millones de euros en sentido inverso, desde la cuenta del señor Naranjo a la sociedad Alcantara. En 2006 parte de ese dinero salió de Luxemburgo: 8,3 millones del Credit Suisse a otra cuenta del JP Morgan de Bélgica y 1,2 millones a otra cuenta del Credit Suisse en España.

A partir de 2010 se detectan siete transferencias desde la cuenta en España de la empresa Aurantia 3000 (heredera de Sufi) a la cuenta de Luxemburgo de la sociedad Alcantara. Las siete transferencias suman 1,41 millones de euros. Y luego Alcantara ordenó cuatro transferencias a la cuenta que Aurantia 3000 tenía en Luxemburgo por valor de 7,4 millones de euros. Ruz también destaca en su auto otra operación importante "por su importe": una transferencia de 1.850.000 euros remitida por Iberdrola Inmobiliaria a favor de Alcantara Engineering en Luxemburgo el 9 de febrero de 2012. En la ampliación de comisión rogatoria, Ruz pide a Luxemburgo que a su vez exija al Credit Suisse la siguiente información: titulares, apoderados y beneficiarios de las cuentas detectadas, préstamos e hipotecas, cajas de seguridad, certificados de depósitos, y datos sobre bonos del tesoro y tarjetas de crédito, extractos de movimientos y compras de cheques bancarios

Sufi y su megacontrato en Toledo

La empresa Sufi S.A. fue la adjudicataria del servicio de recogida de basuras que el Ayuntamiento de Toledo sacó a concurso en 2007 bajo mandato del alcalde José Manuel Molina (del PP). Esta adjudicación, de 14 años de duración yun importe de 85 millones de euros, está siendo investigada dentro del caso Gürtel después de que Luis Bárcenas declarara que Sufi donó al PP 200.000 euros a cambio de esta concesión. Según Bárcenas, la encargada de gestionar esa operación fue la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. En julio de 2015, Bárcenas aportó al juzgado el recibí de 200.000 euros emitido por el PP de Castilla-La Mancha.

El empresario Rafael Naranjo.

Sufi fue adquirida por la constructora Sacyr en abril de 2005 por 140 millones de euros. Es decir, en el momento en que se produjo la adjudicación del contrato de basuras de Toledo, Sufi ya era una filial de la constructora. Bárcenas también declaró que el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, donó 200.000 euros al PP en noviembre de 2006, cuando se estaba llevando a cabo el proceso de adjudicación de Toledo. Del Rivero, que ya declaró ante el juez, se ha querellado contra Bárcenas.

Rafael Naranjo Anegón y su hijo Gonzalo Naranjo Villalonga están imputados en el caso desde julio de 2010 por haber pagado comisiones a la red de Francisco Correa a cambio de suculentos contratos en Administraciones públicas. Todo ello antes de que vendieran Sufi a Sacyr. En el caso de Rafael Naranjo, la investigación asegura que en 2002 pagó una comisión de 1,2 millones euros para lograr la adjudicación del servicio de recogida de basuras del distrito de Moratalaz (en Madrid) durante un periodo de 10 años y por un importe total de 48 millones de euros. En sede judicial, reconoció haber pagado alrededor de un millón de euros. Naranjo presidía Sufi en 2002, cuando el exconsejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, también imputado, ocupaba la concejalía de Limpieza en el Consistorio madrileño. La tesis policial es que la red de Correa cobró de Sufi 1,2 millones de euros (una comisión del 3%) que fueron desviados a una entidad financiera suiza llamada Banque Cial.

La red de Correa apodaba naranjito a Rafael Naranjo y el niño del dinero a su hijo Gonzalo. Sufi, en una UTE con la empresa FCC, también se llevó la adjudicación del servicio de limpieza y mantenimiento de las calles que sacó a concurso el Ayuntamiento de Boadilla del Monte cuando era alcalde Arturo González Panero, alias el albondiguilla, también imputado. Boadilla era entonces 'territorio Gürtel'. Sufi se llevó el contrato en 2004 por 2,6 millones anuales por seis años. A cambio del contrato, Sufi pagó comisiones y distintos actos publicitarios que la empresa Special Events (de Francisco Correa) organizó para el PP de Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento