La pruebas de parafina concluyen que fue la madre quien disparó a Isabel Carrasco

  • Las pruebas fueron remitidas a la Comisaría General de Policía Judicial de Madrid un día después del crimen para derterminar quién disparó el arma.
  • El resultado definitivo ha determinado que había restos de pólvora en las ropas que vestía María Montserrat y en los guantes que llevaba puestos.
  • Ella misma había confesado ante la Policía que efectuó los disparos y que lo hizo por venganza personal.
  • Tanto ella como su hija, Montserrat Triana , fueron detenidas inmediatamente después de la muerte de la presidenta de la Diputación de León.
Coches de la Policía Nacional trasladan a María Montserrat G.F., de 55 años, una de las detenidas por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.
Coches de la Policía Nacional trasladan a María Montserrat G.F., de 55 años, una de las detenidas por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco.
J.Casares / EFE

Las pruebas de parafina realizadas a María Montserrat, de 55 años, y a su hija, Montserrat Triana, de 35, dos de las detenidas por la muerte a tiros de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, han concluido que fue la primera la que efectuó los disparos.

Las pruebas fueron remitidas a la Comisaría General de Policía Judicial de Madrid el pasado 13 mayo, un día después del crimen, para determinar cuál de las dos disparó el arma.

El resultado definitivo de estas pruebas ha determinado que había restos de pólvora en las ropas que vestía María Montserrat y en los guantes que llevaba puestos cuando efectuó los disparos, según fuentes de la investigación.

La propia María Montserrat había confesado ante la Policía que fue ella la que efectuó los disparos y que lo hizo por venganza personal, ya que consideraba a Isabel Carrasco responsable del despido de su hija de la Diputación en 2011.

Isabel Carrasco murió abatida a tiros sobre las 17.20 horas del 12 de mayo en León cuando se dirigía desde su domicilio a la sede del PP, del que era presidenta en León, para acudir desde allí al mitin central que iba a celebrar su partido en Valladolid.

En su muerte hay una tercera implicada, Raquel G., una policía local de León de 41 años, amiga de Montserrat Triana, que entregó el arma homicida en comisaria 30 horas después del crimen y afirmó que la había encontrado en su coche.

A las tres imputadas, ya en la cárcel, la jueza les imputa delitos de homicidio, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento