'Hábitos Químicos' traslada las tramas mafiosas de la Costa del Sol al mundo de la ficción

  • Los escritores Mª Ángeles Serrano y David Crespo publican una novela negra que gira en torno al negocio de la droga en la región andaluza.
  • La obra, formada por un reparto coral de personajes, lleva a la literatura la diversidad cultural y los problemas delictivos propios de la zona.
  • La existencia de mafias en las costas "no va a acabar nunca", asegura el autor. 
Una perspectiva de la urbanizada costa malagueña.
Una perspectiva de la urbanizada costa malagueña.
Ana Vega

La Costa del Sol conforma el escenario de la primera novela de los escritores Mª Ángeles Serrano y David Crespo, que destapan a través de la ficción el escondido mundo de las mafias y las drogas en la región andaluza.

Hábitos químicos, catalogada por los propios autores como una novela negra del Sur de Europa, relata una vertiginosa serie de acontecimientos a la que se ven arrastrados todo un crisol de personajes que comparten un mismo elemento: la droga.

La trama se desarrolla en la Costa del Sol, lugar de residencia de los dos escritores. Mª Ángeles Serrano, que vive en la zona desde los siete años, se sirve de su propia experiencia para ambientar el relato. "Antiguamente, ciudades como Marbella o Estepona eran pequeños pueblos de pesca y agricultura, pero toda esa actividad fue suplantada por el boom inmobiliario", explica.

Precisamente, según David Crespo, "la actividad inmobiliaria fue una forma de blanquear dinero durante mucho tiempo que, en ocasiones, todavía perdura", y señala este delito como el principal motivo del conflicto. Además, el escritor concibe la existencia de las mafias en las costas españolas como "un hecho que no va acabar nunca, pero que se puede paliar".

Escrito a cuatro manos

Crespo explica cómo han trasladado la diversidad de gentes que tienen ciudades como Málaga o Gibraltar al mundo de la ficción. "Es una obra coral, todos los personajes tienen un peso importante". Además, señala, cada uno de ellos comprende culturas diferentes, en ocasiones opuestas: desde grandes fortunas, a ciudadanos habituales y turistas o familias gitanas.

Así, en la novela aparecen personajes tan distintos como miembros de mafias y clanes gitanos, un inspector de policía e incluso una científica católica.

"El trabajo previo fue casi tan largo como la escritura", afirma el autor, que cuantifica en casi dos años la duración del proceso de planificación e investigación.

La preproducción cobra mayor importancia cuando se trata de una novela escrita a cuatro manos, explica Crespo, que también admite imprevistos que desvían el plan. "En una ocasión, tuve que decirle a mi compañera 'A este lo he matado, que lo sepas'", confiesa.

La escritura conjunta comenzó con un juego bastante común, relata por su parte Serrano, y explica que "uno comenzaba una pequeña historia y el otro tenía que continuarla".

Tras un resultado que les gustó a ambos decidieron tomarse la escritura en serio para transmitir con Hábitos químicos las variadas realidades que esconde la Costa del Sol, pues, aunque "a todo lo rodea la ficción, el punto de partida es una realidad que no se puede negar", afirma Serrano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento