Los ochenta en el siglo XXI
Una cresta, una cámara Polaroid, Conan, el nuevo Robocop, unos zapatos con tachuelas y Super Mario Bros (de izquierda a derecha y de arriba abajo).

Una chica vestida con una camiseta por encima del ombligo y pantalones de tiro alto masca chicle en el metro. A su lado, un chaval que calza unas Converse y lleva una camiseta del comecocos, escucha música a través de unos enormes auriculares que le cubren toda la oreja. ¿Son los 80? No, es el año 2014 y queda claro que toda una generación que ya rebasa la treintena se ha colado en las industrias de la moda, el arte, el ocio, la tecnología y la publicidad.

Los ochenta han regresado. Lo cierto es que parece que nunca hayan llegado a desaparecer, pero su presencia en estos tiempos es más palpable que nunca. Los leggins y los colores flúor han dejado de ser horteras, las chaquetas toreras y las chupas de cuero han reaparecido en los escaparates y muchas cabezas optan por Funda casete.crestas y peinados asimétricos. Las cejas vuelven a ser frondosas (¡adiós a la depilación extrema!) y se ven ojos ahumados o con sombras de colores. Incluso elementos de la moda punk como las tachuelas y las medias de rejilla vuelven a marcar tendencia.

Aquella década dejó una huella indeleble en la cultura popular a nivel internacional pero muy especialmente en España, tal y como señala Jorge Díaz, uno de los autores del libro y el blog Yo fui a EGB, elegido mejor bitácora de los Premios 20Blogs 2013. "En los 80, ya se había superado la transición y en España se vivía una época de apertura y libertad, fue una eclosión en todos los ámbitos: la moda, la llegada de las marcas, el auge del fenómeno fan en la música, películas hoy consideradas de culto que arrasaron en taquilla...", explica.

"Se crearon multitud de iconos que hoy se utilizan una y otra vez. Un buen ejemplo es la gran cantidad de campañas de marketing actuales que recurren a la nostalgia ochentera", asegura Díaz. "Además, los niños y jóvenes de aquella época ahora son padres y están pasando a sus hijos el relevo de lo que a ellos les gustaba entonces. Le pones a tu hijo las canciones y las películas que a ti te encantaron cuando eras pequeño", añade.

Es una realidad que se percibe por todas partes. Grupos como Mecano, Hombres G o Alaska y Dinarama inspiran algunos de los musicales más exitosos de los últimos tiempos: Hoy no me puedo levantar, Marta tiene un marcapasos, A quién le importa, 80s El musical...

Super Mario.En televisión, la entrañable abeja Maya (que llegó a España a finales de los 70) se ha actualizado gracias a las técnicas de animación 3D, las intrigas de Dallas han encontrado continuación en el siglo XXI y los Alcántara, la familia protagonista de Cuéntame, trasladan a la audiencia cada jueves a los años 80. Como complemento, tras cada capítulo, TVE emite una entrega del programa Ochéntame otra vez, cuyo título lo dice todo.

Incluso la tecnología, cuanto más avanza, más apegada al pasado parece estar: la retroinformática cuenta con miles de seguidores, viejas cámaras como las Polaroid se reconcilian con las nuevas tecnologías (la cámara con forma del logo de Instagram es ya una realidad), las fundas con aspecto de casete o de Game Boy se encuentran entre las más populares e incluso se diseñan auriculares con forma de antiguos teléfonos fijos que pueden conectarse a los más modernos smartphones.

En videojuegos, la moda retro lleva años en auge. Super Mario, que nunca ha llegado a desaparecer, sigue de plena actualidad y en sus más recientes aventuras regresa a menudo a sus raíces ochenteras (Super Mario Bros. es uno de los juegos incluidos en el nostálgico Nes Remix de Wii U), Pac-Man vive una nueva juventud y los viejos videojuegos vuelven a estar al alcance de todos gracias a la distribución digital en PC y nuevas consolas. Además, el estilo de los ochenta sirve de inspiración para multitud de proyectos de desarrolladores indies, que viven ahora una edad dorada, y también ha dado lugar al movimiento denominado Pixel Art, un tipo de arte desarrollado por ordenador en el que las imágenes están formadas por pequeños cuadrados (píxeles).

¿Y quién no ha visto en Internet una de esas ya clásicas listas que recopilan imágenes clásicas de los 80? Los cintas VHS, los chinitos de la suerte, Naranjito, el walkman, los relojes calculadora, Verano azul... Aunque para hallar la mayor evidencia de que lo ochentero está de moda hay que mirar más lejos, hacia el otro lado del Atlántico, a la meca del cine.

Hollywood mira hacia atrás

Ante la aparente falta de ideas en la industria cinematográfica actual, Hollywood parece haber tomado la determinación de subirse al DeLorean y viajar de regreso al pasado para rescatar algunas de las mejores historias y personajes que encandilaron a miles de espectadores en los ya lejanos ochenta.

Hace sólo unos meses, RoboCop dio el salto de 1987 al siglo XXI con un remake que añadía un quintal de efectos especiales a la historia del famoso policía mitad hombre, mitad máquina. No es el único héroe de aquella época que ha resucitado para las nuevas generaciones, en los últimos años hemos vivido el retorno de Posesión infernal (1981 -2013), La jungla de cristal (1984 - 2013), Footloose (1984 - 2011), Karate Kid (1984 - 2010), Tron (1987 - 2010), El Equipo A (1983 - 2010), Depredador (1987 - 2010), Rambo (1982 - 2008)...

El director Richard Donner ya ha anunciado la secuela de su mítica cinta juvenil de aventuras 'Los Goonies' (1985)

Lejos de ser una moda pasajera, la fiebre de los 80 parece que no ha hecho más que comenzar. El director Richard Donner ya ha anunciado la secuela de su mítica cinta juvenil de aventuras Los Goonies (1985). Al parecer, la idea de realizar esta segunda parte procede del mismísimo Steven Spielberg y, aunque no hay muchos datos confirmados, lo más probable es que repita gran parte del reparto original.

Otra de aventuras protagonizada por chavales, Exploradores, ya ha recibido luz verde. Será un remake de la película de 1985 dirigida por Joe Dante en la que un grupo de niños, entre los que se encontraban unos jovencísimos Ethan Hawke y River Phoenix, construían su propia nave espacial e iniciaban un sorprendente viaje intergaláctico.

También volverán el adorable Gizmo y sus no tan majos congéneres, que protagonizarán el relanzamiento de la saga Gremlins (1984); los extravagantes agentes de Loca academia de policía (1984), encabezados en esta ocasión por los cómicos estadounidenses Keegan-Michael Key y Jordan Peele; Eddie Murphy para la cuarta entrega de Superdetective en Holywood (1984); y el poderoso He-Man, en una revisión de Masters del Universo (1987).

El incombustible Arnold Schwarzenegger, a sus casi 67 años, prepara tres viajes a su época dorada, en la que alzó como mítico héroe de acción. Resucitará a Conan (1982), esta vez como anciano rey e intentando que el público olvide la decepcionante adaptación de 2011, volverá a encarnar a Terminator en la quinta entrega de la saga de que James Cameron inició allá por 1984 y, recuperando su vis cómica, interpretará al insólito gemelo de Danny DeVito en la secuela de Los gemelos golpean dos veces, donde los hermanos descubrirán que en realidad tienen un trillizo, Eddie Murphy.

Entre los remakes ya planteados pero aún con futuro incierto —por motivos que van desde un pobre guión hasta la falta de presupuesto— se encuentran nuevas versiones de La historia interminable (1984), Los Inmortales (1986), Cortocircuito (1986), El chip prodigioso (1987) y Dirty Dancing (1987), entre otras. Incluso se habla de una secuela de Blade Runner (1982) con Harrison Ford de nuevo como protagonista.