Los cadáveres rescatados de la mina accidentada el martes en el oeste de Turquía se elevan ya a 274, mientras que podría estar atrapado otros centenar de mineros, según los datos ofrecidos por el el ministro turco de Energía, Taner Yildiz, que dijo que la cifra podría ser más alta. El primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, prometió que se investigará el siniestro, aunque señaló, sin embargo, que este tipo de sucesos sucede "todo el rato" en la minería.

Erdogan, que se ha desplazado al lugar del accidente, no alimentó esperanzas de que se pudieran hallar supervivientes en el pozo de carbón de Soma, pero subrayó que las autoridades se están ocupando de los fallecidos de la mejor manera. "Haremos lo posible en lo material y lo espiritual. Rezan por ellos en todos los cursos coránicos y serán recordados en el sermón del viernes", indicó Erdogan, dirigente del partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP).

Se hizo una inspección de la mina en marzo pasado y no hubo irregularidades Prometió también una "investigación legal para clarificar las circunstancias" del accidente, pero se negó a adjudicar responsabilidades y describió el accidente minero como fortuito, comparándolo con las desgracias ocurridas en el siglo XIX en Inglaterra.

"Deberían ustedes saber cómo funciona la minería. En 1862 murieron 262 personas en una mina de carbón de Inglaterra, en 1866 fueron 361, en 1894, otros 290, por una explosión. En China murieron 1.549 en 1942, en Japón, 458 en 1963, en India, 372 en 1975. Este tipo de accidentes ocurre todo el rato", relató Erdogan.

"Se hizo una inspección de la mina en marzo pasado y no hubo irregularidades. Trabajar sin accidentes es imposible y esta mina es una de las mejores en cuanto a condiciones de seguridad", aseveró el primer ministro. Señaló que entre 1942 y 2010, unos 900 mineros murieron en Turquía en una serie de accidentes, siendo el mayor el sobrevenido en 1992, que dejó a 263 obreros muertos.

El suceso ya es el peor desastre minero de la historia de Turquía, por delante del ocurrido en Zonguldak en 1992, donde murieron 263 obreros.  En la última década, la minería en Turquía, un sector con un alto número de accidentes, se ha cobrado una media de 80 vidas al año.

Tareas de rescate

Por su parte, el ministro de Energía ha explicado que cuatro equipos diferentes de rescate están trabajando en la mina. "El fuego está causando problemas pero se está enviando oxígeno a los principales pozos que no se han visto afectados", ha señalado ante la prensa.

La emisora de noticias CNNTürk informa de que decenas de ambulancias se encuentran en el lugar. La agencia de noticias privada Dogan coincide en que sus enviados especiales han observado cómo muchas ambulancias se dirigen a un gran centro frigorífico de la cercana ciudad de Kirkagac, lo que corroboraría que el número de fallecidos es muy alto.

El peor accidente minero registrado hasta la fecha en Turquía se produjo en 1992 en la localidad de Zonguldak, en la costa del Mar Negro, donde murieron 270 trabajadores. Los sindicatos mineros han venido denunciando que en el país se producen accidentes con más frecuencia que en Europa debido a la falta de medidas de seguridad y equipamiento.

La mina pertenece a una empresa privada que emplea a 6.500 trabajadores en Soma, una ciudad con amplios yacimientos de carbón en la provincia de Manisa, en Turquía occidental.