George W. Bush
George Bush, momentos después de su comparecencia con motivo del cuarto aniversario de la invasión de Irak (Foto: Reuters) Jason Reed / Reuters

Cuando se cumplen cuatro años de la entrada de las tropas estadounidense en Irak, el presidente de EEUU, George Bush, se ha dirigido a la nación para agradecer el trabajo que desempeñan sus soldados en aquel país y solicitar nuevos fondos al Congreso para concluir con éxito su misión.

El nuevo plan de seguridad se prolongará durante meses, no días ni semanas

En un breve discurso en la Casa Blanca, Bush ha subrayado que su principal objetivo es obtener la seguridad de Bagdad y ha pedido
"paciencia", ya que el nuevo plan de seguridad que se ha puesto en marcha en la capital "se prolongará durante meses, no días ni semanas".

Además, ha solicitado más fondos al Congreso para que las tropas puedan llevar a cabo su labor, la cual comienza a tener visos "esperanzadores", según Bush.

"Es difícil pero se puede ganar", ha asegurado.

Bush advirtió  de que una retirada inmediata sería "desastrosa" y defendió su plan de enviar a otros 21.5000 soldados adicionales a los 130.000 ya en Irak para reforzar la seguridad en Bagdad.

Gran parte de estos nuevos efectivos se encuentran ya en territorio iraquí, anunció.

El mismo día, se ha publicado un estudio de la BBC que incica que  sólo el 18% de los iraquíes confía en EEUU, mientras que cerca de un 86% está preocupado por el hecho de que alguien de su familia esté siendo o pueda ser víctima de la violencia.