El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, que mantiene secuestradas a más de 200 niñas en Nigeria, ha difundido un vídeo en el que asegura que las menores se han convertido al islam y que no las dejará marchar a menos que se produzca una liberación de prisioneros de la organización, según la Agencia AFP.  

En el vídeo, del que la Agencia ha distribuido unos 30 segundos, aparecen unas 130 niñas vestidas con hijabs en aparente estado de calma y recitando pasajes del Corán, aunque en su mayoría son cristianas; dura unos 17 minutos en total y se desconoce dónde ha sido grabado. Se trata de la primera imagen de las niñas desde que fueron secuestradas.

Fuerzas nigerianas y extranjeras comenzarán esta semana a buscar con equipos de alta tecnología a las niñas, según el diario local The Punch.


Altos cargos del Ejército nigeriano y expertos militares de Estados Unidos, Reino Unido y otros países celebraron su primera reunión operativa en Abuya el pasado fin de semana, según fuentes militares citadas por el periódico.

El encuentro marcó el inicio de las operaciones aliadas contra los insurgentes de Boko Haram, en la búsqueda de las alumnas de la escuela de secundaria de Chibok, donde fueron raptadas el pasado 14 de abril.

La operación conjunta de rescate y localización de la niñas empezará con la recopilación de información de inteligencia, en la que habrá un despliegue masivo de equipos de alta tecnología para la acción militar contra los insurgentes, informaron fuentes de las fuerzas de seguridad nigerianas.

Se utilizarán 'drones'

En la búsqueda de las menores, se utilizarán drones (aviones no tripulados) y sensores remotos con capacidad para penetrar en los edificios y detectar a seres humanos e, incluso, diferenciar entre adultos y niños.

"El proceso será rápido y preciso, aunque el rescate de las rehenes sigue siendo la operación militar más delicada", avisaron las fuentes. Uno de los principales obstáculos en el desarrollo de la operación, advirtieron, es la colaboración entre los insurgentes y las comunidades locales.

El Gobierno nigeriano ya solicitó en diciembre del año pasado la ayuda de los Estados Unidos, en materia de inteligencia principalmente, para luchar contra Boko Haram. Expertos de EEUU y Reino Unido llegaron a Nigeria la pasada semana para ayudar a buscar a las niñas secuestradas.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer la "sharía" o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3.000 muertos. Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.