Yeremi
Cartel para encontrar a Yeremi (EFE) EFE

Pese a que "todo sigue igual", es decir, sin resultados, y el cansancio comienza a hacer mella en los cientos de personas que han buscado al niño durante siete días por todos los rincones del este y sur de la isla, el concejal de Seguridad de Santa Lucía, Luis Campos, dijo hoy a EFE que "no hay que bajar la guardia".

El concejal destacó la "fuerza" y el "ánimo" que tiene la familia del menor, que hoy organizará "una nueva batida" para tratar de encontrar al niño por las inmediaciones del municipio del que desapareció sin dejar rastro hace hoy ocho días, Santa Lucía.

No hay que bajar la guardia

Además de proseguir, en esta ocasión por el oeste de la isla, las inmersiones y el rastreo por mar, labores que ayer desarrollaron miembros del GEAS y submarinistas voluntarios por la costa este y sur de Gran Canaria sin resultados, en la jornada de hoy la búsqueda del niño se hará, de forma notoria, sobre dos ruedas.

Y es que cientos de motociclistas recorrerán Gran Canaria para distribuir por todos los rincones carteles del niño desaparecido, tarea en la que también participarán colegas venidos en barco desde la isla de Tenerife, informó Campos.

Numerosos clubes de "moteros" han organizado esta caravana de solidaridad y apoyo a la familia del niño, un desfile que se iniciará con una concentración ante su casa de Vecindario para, desde allí, partir hacia el muelle de Agaete, donde se reunirán con otros motociclistas llegados desde Tenerife.

Los "moteros" grancanarios entregarán a los de Tenerife carteles de Yeremi para que sean distribuidos en la isla vecina con el fin de recordar a un mayor número de gente que se sigue sin saber nada de él.

La búsqueda por tierra también proseguirá hoy y será más intensa por las zonas de medianías y del interior, ya que la de ayer se concentró en la franja costera del este y el sur de la isla, agregó el concejal.

Luis Campos no ocultó que "cada día que pasa, la incertidumbre aumenta", si bien reiteró la necesidad de no decaer y continuar animando tanto a la familia como a los voluntarios para que no se deje de buscar al pequeño.