Dos acusados se enfrentan a penas de entre 3 y 16 años de cárcel por retener y abusar de una menor

La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge este martes el juicio contra dos jóvenes de nacionalidad rumana acusados de retener ilegalmente y abusar sexualmente de una joven de 17 años, del mismo país, en el domicilio de uno de ellos, en Otívar, hechos por los que se enfrentan a penas de entre casi cuatro y 16 años de cárcel.
Juicio acusados de retener y abusar sexualmente de una menor
Juicio acusados de retener y abusar sexualmente de una menor
EUROPA PRESS

La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge este martes el juicio contra dos jóvenes de nacionalidad rumana acusados de retener ilegalmente y abusar sexualmente de una joven de 17 años, del mismo país, en el domicilio de uno de ellos, en Otívar, hechos por los que se enfrentan a penas de entre casi cuatro y 16 años de cárcel.

La Fiscalía atribuye sólo a uno de ellos los abusos, concretamente al que había sido pareja sentimental de la joven, y que presuntamente la agredió días después de que ella decidiera cortar la relación, y está acusado de un delito de detención ilegal y otro de abusos sexuales, con la agravante de aprovechamiento de tiempo y lugar.

El otro procesado se enfrenta a tres años y once meses de prisión por un delito de detención ilegal con la agravante de abuso de superioridad, por presuntamente ir a por la menor a la vivienda donde trabajaba como interna, en La Herradura, y conducirla hasta el domicilio del otro procesado bajo amenazas.

El primero de los imputados ha declarado que no recuerda nada de lo que ocurrió porque bebió mucho aquel día, que se remonta al 21 de enero de 2012, ni siquiera que acabó tirándose por la ventana de su casa, lo que le hizo romperse los dos brazos y acabar en el hospital.

El segundo de los encausados ha explicado que ese día él iba acompañado de otro compatriota —ahora fallecido— y que se encontraron con el otro inculpado, al que no conocía con anterioridad. Su intención era "salir de marcha" por Almuñécar, pero los tres se fueron a la vivienda donde estaba empleada la menor, y allí el otro acusado comenzó a discutir con ella, aunque todos acabaron viajando en el mismo coche, sin que nadie "le hiciera daño".

La joven, que ha declarado tras una mampara para evitar ver a sus presuntos agresores, ha relatado que el que había sido su compañero sentimental "durante unos meses" se puso "violento" cuando ella le comunicó que quería romper la relación, y en la noche del 21 de enero de 2012 se dirigió con otros tres individuos a la casa en la que trabajaba, donde supuestamente la golpearon y amenazaron, para después conducirla hasta el coche con el que se trasladaron a Otívar.

Una vez allí, y pese a que en el domicilio de su ex estaba el hermano de éste, su novia y un sobrino, el procesado se las arregló para encerrarla en su habitación y, tras colocar un armario en la entrada para impedir su salida, le hizo tocamientos y abusó sexualmente de ella. Entonces, alguien tocó al timbre. El inculpado se dirigió hacia una ventana del cuarto de baño mientras agarraba a la joven y, al ver a la Guardia Civil, se tiró por la ventana. La joven consiguió así zafarse de su exnovio y salir por la puerta, según ha relatado ella.

La chica, que ahora tiene 19 años, no ha reconocido sin embargo al otro de los inculpados, y ha dicho que con su ex iban el novio de su madre —que fue acusado de homicidio en otro caso y que después se suicidó—, y otros dos individuos que no ha podido identificar.

Durante el juicio, que quedará este martes visto para sentencia, los abogados de la defensa le han preguntado a la joven por las numerosas "contradicciones" en sus distintas declaraciones por este asunto, a lo que ella ha respondido que fue porque estaba "amenazada". Además, el letrado del principal inculpado le ha interrogado acerca de una carta que ella misma escribió a su ex cuando él estaba en la cárcel, en la que ella le decía que quería estar con él, que se casarían y que si él se suicidaba, ella también se quitaría la vida.

La chica ha reconocido que escribió una carta a su exnovio, y que le mandó algunas fotos y, aunque ha reconocido su letra en el documento que le ha mostrado el tribunal, ha asegurado que ella no le escribió nada parecido, con lo que ha insinuado que alguien pudo imitar su forma escribir y falsificar la misiva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento