Las engañosas “dietas milagro”: cómo hacer para reconocerlas

  • Muchas de estas dietas provocan efectos negativos, pero en el largo plazo.
  • La misma dieta no tiene los mismos efectos para todos ya que depende de la edad, el metabolismo y los hábitos de vida.
  • Hay que acudir a un especialista que nos proponga una dieta para adelgazar de forma progresiva y lenta, y sin sufrir carencias de nutrientes.
Una mujer midiendo su cintura.
Una mujer midiendo su cintura.
ARCHIVO

El apelativo debiera ser suficiente para desacreditarlas, porque en esto tampoco existen milagros. Los atajos llevan a muchas personas a recurrir a fórmulas aparentemente más cómodas para perder peso. Son dietas que prometen reducir peso en pocos días y sin apenas pasar hambre, aunque con el refuerzo, en ocasiones, de algunos productos que suponen un coste económico. Son eso, las “dietas milagro”.

A pesar de las reiteradas advertencias, muchas personas siguen cayendo en la trampa. “Nos las venden muy bien y si encima tiene el nombre de un doctor parece que transmiten cierta tranquilidad”, afirma Elena Rodríguez, profesora de los departamentos de Química Analítica y Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense.

El fraude está en la calle y algunos denominados “dietistas” forman parte de él. “Se aprovechan de la desesperación de la gente para vender esas dietas. Hay clínicas cualificadas pero, lógicamente, son más caras y la gente mira por su economía en los tiempos que corren”, apunta la especialista.

Muchas de estas dietas provocan efectos negativos, pero la mayoría no lo hacen a corto plazo. Las consecuencias vienen después. Estas son algunas de las alteraciones más comunes:

  • Las dietas que prometen adelgazar con mínimo esfuerzo fomentan expectativas ilusorias que empujan, a la persona que las hace, al fracaso, a un sentimiento posterior de culpa y a la pérdida de la esperanza de que alguna vez puedan controlar su problema de peso.
  • Aumentan el riesgo de padecer depresión, obsesión por los alimentos “prohibidos” y trastornos de la conducta alimentaria.
  • Pueden producir deficiencias nutricionales en proteínas, vitaminas, minerales… con las consecuencias sanitarias asociadas; aunque rara vez se materializan los posibles peligros para la salud, porque las dietas suelen abandonarse a las pocas semanas.
  • No enseñan hábitos alimentarios o estilo de vida adecuados y, cuando se abandonan, las personas vuelven a sus hábitos dietéticos habituales.
  • Al dejar la dieta se produce un aumento de grasa mayor al inicial (efecto rebote o yoyó).

Cómo reconocer la falsa magia de estas dietas

La doctora recuerda que la misma dieta no tiene los mismos efectos para todos ya que depende de la edad, el metabolismo y los hábitos de vida. Por eso, lo aconsejable es acudir a un especialista acreditado para que controle el tipo de régimen alimenticio que permita adelgazar de forma progresiva y lenta, y sin sufrir carencias de nutrientes esenciales.

Así que, ¿cómo distinguimos una dieta presuntamente mágica de otra hipocalórica equilibrada? Elena Rodríguez nos da unas cuantas pautas para reconocer a las engañosas “dietas milagro”:

  • Son dietas exageradamente bajas en calorías que provocan una rápida bajada de peso.
  • Ese peso se pierde a expensas de glucógeno, agua y proteína, es decir, de masa magra y no de masa grasa.
  • Los kilos que desaparecen rápido regresan con la misma celeridad en cuanto dejamos la dieta. Todas tienen efecto rebote o yoyó.
  • Suelen presentarse con promesas atractivas, como perder peso sin esfuerzo, o sin pasar hambre, o en un tiempo récord.
  • En muchas ocasiones afirman ser seguras y no causar riesgos a la salud.
  • Suelen estar prescritas por personas sin conocimientos en el campo de la dietética y la nutrición, por lo que los fundamentos en los que se basan son muy cuestionables.
  • En algunas ocasiones se afirma que están diseñadas por algún profesional sanitario (casi siempre un médico), para reforzar su eficacia y seguridad.
  • Su descripción suele ser muy imprecisa (por ejemplo, no se suele indicar la cantidad que hay que tomar de cada alimento).
  • En muchos casos para su publicidad y para aumentar su veracidad, utilizan la imagen de un personaje famoso.
  • No suelen acompañarse de otras recomendaciones sobre el estilo de vida, como incrementar el ejercicio físico.
  • Muchas llevan aparejadas la toma de productos “milagro”, que incluso se venden en farmacias, y que son básicamente diuréticos y laxantes que hacen perder peso a costa de líquido, pero no de grasa.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento