Un animal extinto da algunas claves sobre la evolución de los mamíferos
El Yanoconodon vivió hace 125 millones de años durante el periodo cretácico. (REUTERS) (REUTERS/Mark A. Klingler/CMNH/Handout)

Los científicos han descubierto el fósil de un mamífero del tamaño de una ardilla que se movía rápidamente entre los dinosaurios, con los huesos del oído medio, una pieza clave en la evolución de los mamíferos, extraordinariamente conservados.

Los investigadores dijeron el miércoles en la revista Nature que el peculiar animal, rescatado en una formación de rocas ricas en fósiles al norte de China, da a conocer un elemento crucial en la evolución de los mamíferos: la estructura del oído que permite una gran sensibilidad de audición.

Es como el cuerpo de una salamandra en un mamífero

El animal, llamado Yanoconodon por las montañas Yan de la provincia de Hebei, vivió hace 125 millones de años durante el periodo cretácico, el tercero y último de la era mesozoica, conocida a veces como la Edad de los Dinosaurios.

Su cuerpo era muy raro para ser un mamífero, con un torso alargado y extremidades cortas y rechonchas.

"En cierto modo, es como el cuerpo de una salamandra en un mamífero", dijo en una entrevista el responsable de los científicos Zhe-Xi Luo del Museo Carnegie de Historia Natural en Pittsburgh, Pensilvania.

Pequeño, liviano y nocturno

Los científicos piensan que Yanoconodon - que mide unos 15 centímetros de largo y pesa alrededor de 30 gramos - era un animal nocturno que comía insectos.

Supone una etapa intermedia en la evolución de la estructura auditiva de los mamíferos

Vivió en un ambiente abundante de lagos de agua potable, plantas con flores y otros muchos animales.

Entre ellos había una variedad de dinosaurios a los que nada les hubiera gustado más que convertirlo en un aperitivo con pieles.

Luo dijo que el Yanoconodon es particularmente importante porque supone una etapa intermedia en la evolución de la estructura auditiva de los mamíferos.

Los mamíferos poseen una capacidad auditiva superior al resto de vertebrados, una característica fundamental para la vida del mamífero.

Se cree que muchos mamíferos primitivos adoptaron una existencia nocturna que les mantuvo alejados de las multitudes de dinosaurios y otras bestias que buscaban un alimento fácil.

Los científicos llevan tiempo buscando pistas sobre los orígenes de la estructura auditiva de los mamíferos; los primeros aparecieron hace unos 220 millones de años, no mucho después de los primeros dinosaurios, pero el proceso de adquisición de la anatomía de los modernos mamíferos llevó muchas decenas de millones de años más.