Bryan Singer
Bryan Singer en la presentación de una de las películas de 'X-Men' en San Sebastián. ARCHIVO

Un joven británico que prefiere mantenerse en el anonimato ha demandado al director Bryan Singer y al conocido magnate de Broadway Gary Goddard por abusos sexuales que tuvieron lugar en Londres cuando era menor de edad.

Se trata de la segunda demanda de este tipo a la que se enfrentar ambos.

El joven está defendido por Jeff Herman, el mismo abogado que lleva el caso de Michael Egan, el estadounidense que asegura que Singer y otros tres ejecutivos de la industria del espectáculo (incluyendo Gary Goddard y el expresidente del canal Disney, David Neuman) le forzaron a mantener relaciones sexuales por la fuerza en varias ocasiones y lugares cuando tenía entre 15 y 17 años.

El abogado ya anunció que el caso de Egan no era el único y que sacaría a la luz otros casos que descubrirían el "círculo de abusos sexuales" que existe en torno a Hollywood.

Bryan Singer le llamó para "disculparse"

Según esta nueva demanda, el productor de Broadway Gary Goddard contactó con el demandante por las redes sociales cuando tenía 14 años y le aseguró que tenía una buena apariencia y que podría ayudarle a triunfar en Hollywood.

El abogado de Singer insiste en que todo se trata de un proceso "fabricado" por el abogado, Herman, para llamar la atenciónFue entonces cuando comenzaron las sesiones de desnudos a través de una webcam, cita la demanda, que se prolongaron durante dos años. En ese tiempo, Goddard insistió en que debían tenderse en una cama y besarse desnudos.

Durante la fiesta posterior a la premiere de Superman Returns en Londres, película de la que Singer es director, el joven británico asegura que Goddard le obligó a mantener relaciones sexuales con Singer en contra de su voluntad en un hotel.

El demandante asegura que a la mañana siguiente el también director del a saga X-Men le llamó para disculparse por "la pasada noche" pero que aquel abuso le dejó secuelas psicológicas y emocionales.

Por su parte, el abogado de Bryan Singer asegura que las acusaciones son "totalmente falsas", tal y como dijo respecto a la demanda anterior, e insiste en que todo se trata de un proceso "fabricado" por el abogado, Herman, para llamar la atención y obtener sus "quince minutos de fama".