Consejos para hacer mudanza y no perderse en el camino

  • Lo primero es analizar la realidad: distancia, tiempo del que disponemos, medios propios (alguna furgoneta), empresas del sector, precios, etc.
  • Cuidado con las cajas muy grandes: llenas pueden ser muy difíciles de mover.
  • Hay que embalar con sentido y etiquetas: las cajas por habitaciones y contenido.
Imagen de archivo de una mudanza.
Imagen de archivo de una mudanza.
ARCHIVO

La ilusión con la que se afronta un cambio de vivienda siempre se reduce cuando pensamos en que eso implica hacer mudanza. No fabriquemos pesadillas donde no las hay. Hacer una mudanza es cuestión de tomárselo con filosofía y sobre todo con organización.

El proceso de mudarse de casa se ha facilitado y agilizado mucho en los últimos años, en especial si el bolsillo nos permite contra con una empresa de mudanzas especializadas. De uno u otro modo, conviene saber cómo planificarlo todo. En el Colegio de agentes immobiliarios de Cataluña nos dan estos consejos.

Analiza la realidad

Lo primero que tienes que hacer es un análisis de tu realidad, con preguntas clave como: ¿Te mudas dentro de a misma localidad? ¿Cuentas con familia o amigos que tengan una furgoneta? ¿Tienes tiempo para encargarte de hacer la mudanza entera o necesitas delegar? Si no tienes mucho tiempo y muchos muebles difíciles de transportar, valora contratar a una empresa de mudanzas. Pide siempre presupuesto a más de una para poder comparar. Si no tienes muchas cosas y prefieres hacerlo todo tú, ten en cuenta que necesitarás optimizar la organización, la logística y tu tiempo.

Cajas de cartón

Cada día decenas de comercios y supermercados tiran cajas. Si no tenemos tiempo ni para eso siempre puedes comprarlas pero si te lo montas bien. Las necesitarás de varios tamaños, pero más bien medianas y grandes –cuidado con las demasiado grandes: una vez llenas puede ser muy difícil moverlas–.

Una oportunidad para la "limpieza"

Hasta que no haces una mudanza, no te das cuenta de la cantidad de cosas que guardamos; objetos que en su momento pensaste que debías conservar. Aprovecha y deshazte de lo que no necesitas.

Embalar con sentido

Este punto es crucial. Llenar cajas a la ligera es muy fácil, deshacerlas después para intentar recolocarlo todo en tu nuevo hogar ya es otra cosa. Llena las cajas por habitaciones y por tipo de contenido. Las cosas de mucho valor llévalas siempre contigo y no las etiquetes.

Todo etiquetado

Etiqueta las cajas minuciosamente con el contenido de cada una; que sea visible y esté claro. Cuidado con pegar etiquetas directamente en los muebles ya que sacar los restos de pegamento después puede ser un problema. Cinta de pintor mejor que cinta de embalaje tradicional, ya que no deja restos de pegamento en las superficies.

Electrodomésticos y muebles

Los electrodomésticos y muebles frágiles se suelen atar y envolver en mantas para protegerlos de golpes.

La logística del traslado

Ya sólo queda el transporte. Si lo haces tú, es un buen momento para pedir ayuda a amigos y familiares. Si lo hace una empresa, procura estar presente para asegurarte de que todo va según lo planeado y lo pagado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento