El debate entre Elena Valenciano y Arias Cañete en televisión será el martes 13 de mayo

  • Valenciano ha dicho que no sabe "si el señor Cañete es supersticioso", pero que a ella debatir un martes 13 le "va a dar mucha suerte".
  • Aún se desconoce cuál será el formato, ya que los directores de campaña están cerrando los detalles, pero se hará en la Academia de Televisión.
Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, candidatos a las elecciones europeas.
Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, candidatos a las elecciones europeas.
EFE

Los cabezas de lista del PP y el PSOE a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete y Elena Valenciano, se medirán en un debate en televisión el martes 13 de mayo, como adelantó Valenciano y confirmó después el vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano.

En rueda de prensa, Floriano ha explicado que podrán difundir el debate las televisiones que lo deseen y que cumplan los requisitos.

Todavía se desconoce cuál será el formato, ya que los directores de campaña están cerrando los detalles, aunque como se ha hecho en debates políticos anteriores, lo organizará y se celebrará en la Academia de la Televisión, aunque aún no se ha decidido el moderador.

Valenciano se ha mostrado convencida de que los debates "benefician a los socialdemócratas europeos", dado que tienen un "proyecto alternativo" al "desastre" que ha supuesto la política conservadora de los últimos años y ha dicho que no sabe "si el señor Cañete es supersticioso", pero que a ella debatir un martes 13 le "va a dar mucha suerte".

En una entrevista en RNE, la candidata y vicesecretaria general del PSOE se ha referido a la tensión de este martes entre la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría -que dijo: "en mi puta vida he cobrado un sobresueldo"- y ha opinado que ésta "quiso contestar con rotundidad que ella no había cobrado sobres", algo que "no es lo que se le había dicho".

"Ella contestó de una manera airada, pero yo lo dejaría ahí", ha zanjado, si bien ha defendido la actuación en el marco del control parlamentario de la portavoz socialista -que pidió explicaciones a la vicepresidenta por haber cobrado 600.000 euros en sobresueldos en los últimos años- y la necesidad de que el Gobierno conteste "con explicaciones y transparencia" a esa cuestión.

Respecto a las agresiones a dirigentes políticos, ha abogado por no elevar a "categoría" general las que se deben a "tensiones personales o familiares" de gente que está "sufriendo mucho" por la crisis y que "interpela de forma no muy suave a los políticos", y las ha diferenciado de otras situaciones que reflejan la "tensión política muy alta" que vive Cataluña.

Sobre las primeras ha dicho que hay que "condenar la violencia, pero entender que la gente necesita soluciones a sus problemas", y sobre la segunda ha reclamado diálogo para "encontrar un nuevo encaje de Cataluña en España".

A este respecto, ha llamado a la "responsabilidad" del portavoz del Govern, Francesc Homs, para rebajar esa tensión y "no echar más leña al fuego", después de que éste dijera ayer que hay cosas que los políticos tienen que "aguantar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento