Un matrimonio corta la nariz y las orejas a un clérigo por presuntos abusos a su hija

  • El padre invitó al mulá a cenar a su casa.
  • La niña, de 14 años, confesó haber sido víctima de los abusos sexuales hacía cuatro meses.
  • La policía ha arrestado a los padres de la menor.
Baghlan, en Google Earth
Baghlan, en Google Earth
Baghlan

La Policía afgana ha arrestado a los padres de una niña de 14 años por atacar a un clérigo y cortarle la nariz y las orejas en venganza por supuestos abusos sexuales.

Las organizaciones de los Derechos Humanos aseguran que los ataques contra las mujeres han crecido en este país musulmán profundamente conservador. Las mujeres afganas empezaron a luchar por la recuperación de sus derechos en 2001, tras la caída del régimen talibán. Este también fue el objetivo de las tropas estadounidenses durante la guerra.

La responsable en la provincia de Baghlan para los asuntos de las mujeres, Jadija Yaqeen, ha dicho que la niña confesó a sus padres que había sido atacada hacía cuatro meses. Entonces, el padre invitó al mulá a cenar en su casa el lunes, según ha confirmado la Policía.

El padre de la menor, Abdul Qahar, ha declarado en una comisaría al norte de la provincia de Baghlan que le cortó "la nariz y las orejas". "No sé si un gato se comió las orejas, pero su nariz se fue por el desagüe" ha comentado el padre.

La Policía ha arrestado a los padres de la niña este martes. El portavoz de la Policía en Baghlan, Ahmad Jawid Basharat, ha relatado que Qahar había atado las manos y los pies del clérigo y le cortó la nariz y las orejas como acto de venganza. El clérigo, de 32 años, ha negado haber abusado de la chica. La Policía ha abierto una investigación contra él.

La sharia, la ley religiosa, se antepone a la ley constitucional de algunas zonas rurales de Afganistán. "Si funcionara el estado de derecho, entonces se podría castigar incluso de forma más severa" ha asegurado la madre de la chica, Sultana, tapada con el tradicional burka.

El miedo entre la población afgana ha crecido desde la retirada de las tropas de la OTAN. Por otro lado, los esfuerzos para buscar consenso político con las talibán y poner fin a los 12 años de guerra podría debilitar la dura batalla por la libertad de las mujeres.

La llegada de los talibán al poder en 1996 acabó con el derecho de las chicas de ir al colegio. Una prohibición que se mantuvo hasta la caída del régimen en 2001. Durante la insurgencia, los milicianos bombardearon de manera regular los colegios femeninos construidos con dinero estadounidense.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento