Hallan 28 buitres muertos en Burgos y Segovia posiblemente por envenenamiento

  • Además se han hallado 19 buitres leonados y un alimoche "afectados" por veneno.
  • Se encontraban en Maderuelo (Segovia) y Santa Cruz de la Salceda (Burgos).
  • Se estudia la posible causa de envenenamiento.
Un ejemplar de buitre leonado en El Escorial (Madrid)
Un ejemplar de buitre leonado en El Escorial (Madrid)
Almudena G.
Agentes de la Guardia Civil y personal de la Junta de Castilla y León encontraron este jueves en las provincias de Burgos y de Segovia un total de
28 buitres leonados muertos, posiblemente por
envenenamiento.

Además, hallaron otros 19 buitres leonados y un alimoche supuestamente "afectados" por veneno, aunque no habían fallecido, informó la Junta de Castilla y León.

Un grupo formado por agentes medioambientales de Castilla y León, por agentes del SEPRONA de la Guardia Civil y por técnicos ha trabajado durante esta jornada en la investigación de este "posible caso de envenenamiento", según un comunicado de la Junta.

Los ejemplares muertos y los afectados por el veneno fueron encontrados en los términos municipales de Maderuelo (Segovia) y Santa Cruz de la Salceda (Burgos).

Los animales muertos y los afectados han sido trasladados al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Burgos, donde se ha procedido a la toma de muestras para realizar las analíticas correspondientes.

Además, se han tomado muestras "del cebo que ha podido ser la causa del posible envenenamiento, factor que se confirmará una vez recibidos los resultados de la analítica", explicó la Junta.

Los agentes medioambientales de la Junta y los del SEPRONA seguirán trabajando este viernes sobre el terreno, para identificar los posibles focos de envenenamiento.

Además, se ampliará la zona de investigación al término municipal de Castrillejo de Robledo (Soria), ya que a esta zona se desplazan habitualmente muchos buitres en busca de comida desde las vecinas provincias de Burgos y de Segovia.

Cebos envenenados

La práctica de dejar cebos envenenados ha sido una de las causas de muerte en los últimos años de aves rapaces y carroñeras. Su fin es salvaguardar las cabezas de ganado de posibles depredadores.

Estas trampas ilegales se han vuelto cada vez más sofisticadas y letales. Se componen de alimentos como pescado o masa de carne rociados con productos fitosanitarios capaces de fulminar a un pastor alemán de veinte kilos en dos horas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento