Las seis potencias que negociaban la imposición de sanciones a Irán alcanzaron un acuerdo y presentaron el jueves un borrador de resolución al Consejo de Seguridad de la ONU sobre las sanciones contra ese país por el mantenimiento de su programa de enriquecimiento de uranio. 

El documento contempla un embargo de armas y restricciones financieras

Los diez miembros no permanentes recibieron el borrador de resolución, elaborado por los cinco miembros permanentes -EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y China- más Alemania.

El documento contempla un embargo de armas y restricciones financieras a Irán.

Exigen que suspenda sus actividades

En el texto, redactado bajo el capítulo 41 de la Carta de la ONU -lo que no permite una intervención militar-, se exige a Irán que suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio y de reprocesamiento y que clarifique las dudas que existen sobre los fines pacíficos de su programa nuclear.

Como presión para que Irán cumpla con las demandas internacionales, también se contemplan sanciones como la prohibición de Teherán de exportar cualquier tipo de armas y materiales relacionados.

Prohiben a Teherán exportar cualquier tipo de armas y materiales relacionados

Asimismo, se pide a los estados miembros que "ejerzan vigilancia y se resistan" a suministrar, vender o transferir armamento a Irán.

En este apartado se ha suavizado el lenguaje por la oposición de China y Rusia a establecer un embargo a las importaciones de armas regulares, ya que no tiene precedentes en países que no se están envueltos en conflictos armados.

No recibirá créditos ni subvenciones

Además, el documento insta a todos los estados e instituciones financieras internacionales a no conceder créditos, subvenciones y asistencia financiera al Gobierno iraní, excepto para razones humanitarias y de desarrollo.

Otras medidas que contiene el proyecto de resolución hacen referencia a que los estados "ejerzan vigilancia y se abstengan" de dejar entrar en su territorio a nacionales iraníes asociados con actividades nucleares sensitivas, y que, si así ocurre, sea comunicado al Comité de sanciones del Consejo de Seguridad.

El director del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) deberá presentar en 60 días un informe sobre el cumplimiento de esta resolución así como de la anterior, la 1737.

"Es un trozo de papel roto"

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, ha rechazado cualquier nueva resolución de sanciones de la ONU, considerándola "un trozo de papel roto" que no detendrá el trabajo nuclear de Teherán, informó la agencia de noticias oficial IRNA.

Se equivocan al creer que Irán renunciará a su programa nuclear bajo presión política

Importantes dirigentes iraníes, incluyendo la figura más poderosa del país, el líder supremo ayatolá Ali Khamenei, descartaron detener el enriquecimiento de uranio, que puede producir combustible para usarlo tanto en bombas nucleares como en estaciones de energía civiles.

"¿Cuál es el objetivo de emitir este tipo de resoluciones? Hoy dominamos el ciclo de combustible nuclear completamente," dijo Ahmadinejad.

El presidente iraní indicó que las potencias occidentales están equivocadas al suponer que Irán renunciará a su programa nuclear bajo presión política, añadiendo que el Consejo de Seguridad "no tiene legitimidad."