Sin rastro de Yéremi después de seis días
El Ejército también está participando en las labores de búsqueda. (EFE / RAPETTI) (EFE / RAPETTI)

La búsqueda de Yéremi, el niño de siete años desaparecido el pasado sábado en Gran Canaria continuará hoy por el sureste de la isla, sin que hasta el momento haya ningún rastro de él, seis días después de su desaparición cuando jugaba cerca de su casa, informó la Guardia Civil.

El rastreo se centrará durante esta jornada en el barranco de Las Tirajanas, al sur de Gran Canaria, después de que la búsqueda tuviese que suspenderse ayer en esa zona debido al mal tiempo.

Desde que Yéremi Vargas desapareció el pasado sábado en la localidad de Vecindario, en el municipio de Santa Lucía, se han inspeccionado, sin éxito alguno, invernaderos abandonados, laderas, parajes, barrancos, pozos y viviendas deshabitadas en busca de algún rastro del menor.

El rastreo se lleva a cabo por tierra y por aire

En las labores de búsqueda participan miembros de la Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, voluntarios, un centenar de militares del Regimiento de Infantería Canarias 50 y policías especializados en investigar desapariciones que se han desplazado a Gran Canaria desde la Península.

El rastreo se lleva a cabo por tierra, con la ayuda de perros adiestrados, y por aire, con la colaboración de un helicóptero de la Guardia Civil.

Desapareció el sábado

Yéremi Vargas desapareció el pasado sábado sobre las 13.30 horas cuando jugaba en un solar de la zona de Los Llanos, en Vecindario, a pocos metros de su abuelo y dos tíos, después de que la abuela llamara a la familia para comer y todos entraran en la vivienda menos él.

Al darse cuenta de que el niño no estaba en la mesa, la familia comenzó su búsqueda en la casa y posteriormente en los alrededores de la vivienda, y acto seguido denunciaron la desaparición del pequeño ante las autoridades.

Yéremi Vargas tiene siete años, los ojos marrones, el pelo rubio y lleva gafas, y en el momento de su desaparición vestía un jersey de color naranja, un pantalón de chándal gris y zapatillas deportivas.