Los dos técnicos italianos de la compañía petrolífera AGIP secuestrados en Nigeria el pasado 7 de diciembre han sido liberados, según informó el miércoles la agencia italiana de noticias ANSA citando fuentes del ministerio de Asuntos Exteriores de este país.

Francesco Arena y Cosma Ruso, de 54 y 55 años, respectivamente, permanecían secuestrados por el Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger (MEND) desde hacía más de tres meses.

Los dos italianos habían sido retenidos junto a su compatriota, Roberto Dieghi, y un trabajador libanés, Imad Saliba, tras un ataque del MEND a una base operativa de la petrolera Agip, una filial de la italiana Eni SpA, en el estado nigeriano de Bayelsa, en la región del delta del Níger.

La agencia italiana cita que la liberación ha sido posible gracias al intenso trabajo de las instituciones italianas, de Eni SpA así como del gobierno nigeriano.

Paralelamente a esta acción, el principal grupo militante de la región petrolífera nigeriana señaló, por medio de un comunicado, que intensificará sus ataques en las infraestructuras petrolíferas de la región.

"Tomaremos más rehenes y nos concentraremos en lugares que se creen seguros para disipar el falso sentido de seguridad que sienten algunos de la industria petrolera y los observadores de las industrias extranjeras", afirma el MEND en un correo electrónico.

Militantes armados dejaron a los obreros italianos con un grupo de periodistas en las afueras de Port Harcourt, situado en el delta del Níger.

Ambos aparentaban encontrarse bien de salud, aunque admitieron que sufrían de estrés.

El pasado 18 de enero, el MEND puso en libertad a Dieghi y, aunque se dijo que lo habían hecho por su delicado estado de salud, el grupo calificó la liberación como "un gesto de buena voluntad". Además, el 21 de febrero la organización nigeriana confirmó que el obrero libanés, Imad Saliba, había conseguido huir y que su escape fue "planeado" por el gobierno del estado nigeriano de Bayelsa.