Algunos consejos

En el momento de tender, sacude la ropa en el aire con un golpe seco; esto evitará arrugas.

Pon las pinzas donde menos se noten, como en las costuras, porque dependiendo del tejido pueden quedar marcas muy feas.

Conviene tender las prendas siempre del revés para evitar sorpresas como manchas de pájaros o goteos del vecino del arriba.

La ropa delicada es mejor colgarla de una percha y ponerla en la bañera.

No dejes las pinzas en la repisa de la ventana; las de madera se ensucian y las de plástico acaban deformándose con el sol.

Si tiendes la ropa dentro de casa, procura que haya corrientes de aire en la habitación.

Una manera rápida de secarla, y una solución práctica cuando llueve, es usar los radiadores. Lo mejor es ponerla en perchas colgando de ellos o en un tendedero especial para radiadores.

Del libro Tareas domésticas para emancipados, de Carmeta.

web: www.albaeditorial.es