Casi 150 trabajadores cortan Juan Flórez y colapsan todo el centro
Tras una hora de sentada, los trabajadores abrieron un carril al tráfico (MONCHO FUENTES)
Los conductores coruñeses volvieron a pagar el pato ayer de una nueva jornada de movilizaciones y caos de tráfico. Esta vez no fueron ni los funcionarios ni las mariscadoras ni el personal sanitario, sino los trabajadores de una filial de Telefónica, la empresa Atento. Cerca de 150 empleados de esta firma, inmersa en una espiral de denuncias por precariedad, primero, y por despidos, ahora, salieron ayer por sorpresa a la calle para protagonizar una nueva protesta laboral.

Y lo hicieron en el peor momento del día, a las ocho de la tarde, en plena hora punta. Y una de las principales vías de salida de la ciudad es la calle de Juan Flórez, cuyos tres carriles quedaron inhabilitados para los vehículos cuando los trabajadores decidieron hacer una sentada.

El resultado no pudo ser peor. Con Juan Flórez cortado, el tráfico se paró también por las calles más próximas, incluidas San Andrés y la avenida de Arteijo, además de la zona de Riazor, en pleno Paseo Marítimo.

Sin bus urbano

Y como la protesta no fue anunciada, no sólo miles de conductores particulares se vieron atrapados en este caos circulatorio, sino también los pasajeros del bus urbano. Algunos tuvieron capacidad de maniobra para desviar su trayecto, pero otros se quedaron en medio y los viajeros tuvieron que seguir su camino a pie.

Aunque muchos se quedaron a observar la evolución de una protesta en la que intervinieron una docena de agentes de la Policía Nacional. Sobre las nueve de la noche, los trabajadores liberaron un carril, por lo que el transporte público comenzó a recuperar la normalidad. Al mismo tiempo, los efectivos del 091 procedieron a acordonar e identificar a los manifestantes.

Sin trabajo por sorpresa

Los trabajadores de Atento están muy habituados a las movilizaciones. Llevan años concentrándose delante de las oficinas de Juan Flórez para denunciar la precariedad laboral que padecen. Pero la situación aún podía ir a peor. Según los sindicatos, hace unos días despidieron a 18 empleados mientras estaban de baja y ayer, a las cuatro de la tarde, la dirección de Atento convocó al comité de empresa para anunciar otros 179 despidos. Las cartas se repartieron inmediatamente. La respuesta, una protesta sorpresa.