Navarro atribuye la agresión al "clima de crispación" actual

El secretario general del PSC, Pere Navarro, en la reunión del Consell Nacional de su partido.
El secretario general del PSC, Pere Navarro, en la reunión del Consell Nacional de su partido.
EFE

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha asegurado que la agresión que sufrió en Terrassa es un síntoma del "clima de crispación" política actual. También ha anunciado que denunciará a la mujer que le propinó un puñetazo a las puertas de la catedral de Terrassa, su ciudad natal y de la que fue alcalde y adonde acudió para un acto privado de carácter familiar.

En declaraciones a la Cadena Ser y Catalunya Ràdio, ha afirmado que la agresora era "una persona que vivía una opción con un cierto fanatismo", de mediana edad y clase media, y se ha mostrado convencido de que es producto de un clima de crispación.

Para el dirigente del PSC, el episodio no deja de ser un síntoma de que "el clima de tensión va en aumento", y ha remarcado que la actitud del presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el del Gobierno, Mariano Rajoy, no son un ejemplo para rebajar esa crispación, lo que, según él, repercute en la sociedad.

Navarro ha lamentado que Mas y Rajoy no se saludaran en unas jornadas en las que participaron, y ha dicho que él cuando fue alcalde de Terrassa (Barcelona) no se le hubiese ocurrido que por una "cuestión de horario" no saludar al presidente de la Generalitat en una visita al municipio.

"Nosotros hemos notado en la Diada de Sant Jordi y en otros actos como hay insultos, miradas de odio y finalmente se produce una agresión, que ya digo que es anecdótica, pero que es un síntoma", ha sostenido, por lo que intuye que la agresión es por el clima político actual.

Navarro, que este lunes presentará denuncia, ha sostenido que "cuando determinados partidos alimentan un discurso que no es el diálogo, se enrocan las posiciones, hay personas que son muy sensibles, que se fanatizan, y finalmente cuando ven a alguien que llama al diálogo y al acuerdo, creen que es un enemigo", de la misma manera que hicieron los que atacaron la sede de Blanquerna en Madrid la pasada Diada de Catalunya.

Navarro, que ha afirmado que el conseller de Interior, Ramon Espadaler le recomendó que denunciase los hechos, ha asegurado que los responsables políticos tienen que "rebajar el clima de tensión" y alimentar el diálogo.

Ha comparado la agresión con la situación de un organismo que está enfermo y cuyos primeros síntomas son unas décimas de fiebre, que se tienen que "abordar, analizar y establecer un tratamiento".

Más violencia

El secretario general de C's, Matías Alonso, ha condenado la agresión este lunes pues "es inadmisible cualquier manifestación violenta o intento de coacción" pero ha admitido que desconoce los motivos de la agresión por lo que no ha querido atribuirla directamente al debate soberanista.

Sin embargo, ha considerado que es "una posible consecuencia de una escalada de violencia coactiva que se está notando en Cataluña", violencia que su formación sufre desde 2005, cuando se constituyó como asociación.

Para Alonso, este clima de crispación es una realidad "en la calle, en el ámbito familiar y en el laboral", y lo considera una verdad objetiva que algunos quieren negar aunque va a más desde que empezó a incitarse el "separatismo a ultranza".

En cambio, el consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, no considera "correcto" que Navarro vincule la agresión con el debate político pues hace "un flaco favor al clima de convivencia" si se intenta generalizar y extraer conclusiones de las motivaciones de la agresora aunque ha mostrado su "condena más absoluta" a la violencia.

Puig cree que "no hay un clima de crispación" en Cataluña como ha afirmado el líder socialista y ha asegurado que "la tercera vía sólo existirá si en el Estado alguien la plantea de verdad de forma amplia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento