Los ciudadanos de Castilla y León leemos pocos libros, y lo que es aún más preocupante, el hábito cada año desciende un poco más, según el último estudio realizado por la Federación de Gremios de Editores de España. Este informe indica que sólo el 53% de los vecinos de la comunidad reconocen leer libros, lo que coloca a la región como la quinta (igualada con Galicia) en la que menos hábito existe.

Lo más llamativo es que, al contrario de lo que sucede en otras comunidades españolas, aquí se ha producido un descenso significativo, ya que el pasado año un 58% de los ciudadanos señalaban que leían con asiduidad. Esta cifra colocaba a la región como la cuarta con mayor número de lectores.

Donde más afirman que cogen habitualmente un libro es en Madrid, seguido de Aragón, La Rioja y Cataluña. En el lado opuesto, Extremadura, Castilla-La Mancha y Asturias, que superan por poco el 50%. La media nacional se sitúa en el 56%.