CCOO ha asegurado que mientras sigue cerrando camas públicas en el Hospital Virgen de la Luz, "más de 40 este verano, el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) mantiene concertadas 10 plazas en el Hospital Recoletas de Cuenca.

"El próximo 15 de junio, con el argumento de que así lo hace todos los años, el Sescam cerrará la planta 4ª A y la mitad de la 2ª A del Hospital Virgen de la Luz, donde desde que el PP llegó al Gobierno también permanece cerrada la 2ª B, que sólo se abre puntualmente desde entonces", ha señalado CCOO en nota de prensa.

En este tiempo, según el sindicato, el Sescam ha despedido de la sanidad pública de Cuenca a más de 150 profesionales, con la excusa de que no hay dinero, "pero sí lo hay para seguir pagando plazas a hospitales privados", denuncia la responsable de la Federación de Sanidad de CCOO en Cuenca, Yolanda Miranzo,

La sindicalista indica que las camas que el Sescam mantiene concertadas con el Recoletas se vienen utilizando desde hace años para pacientes que dan de alta en Virgen de la Luz, pero que deben tener aún asistencia médica de larga duración, lo que conocen como crónicos.

Este concierto de camas con el mencionado hospital privado, añade, comenzó con los anteriores gobiernos PSOE, "pero es que entonces no había plantas cerradas en el hospital público y su utilización era plena". "Ahora, con plantas cerradas y personal despedido, no es de recibo que se pague a una empresa privada los servicios que se pueden y se deben prestar con recursos humanos y materiales públicos", denuncia Miranzo.

"Este es otro ejemplo más del desvío de fondos de la sanidad pública hacia grupos privados", dice la sindicalista, que recuerda que la situación del servicio de Neurofisiología del Virgen de la Luz, que siempre ha sido el de referencia para toda la región, ha pasado de contar con tres facultativos a tener sólo uno.

Así, "los medios tecnológicos disponibles, muy valiosos y costosos, no se utilizan por falta de personal facultativo y los tiempos de espera se han multiplicado por cinco", añade.

La FSS-CCOO de Cuenca exige la apertura de todas las camas cerradas, si no la contratación de los trabajadores que han despedido, así como la prestación de la asistencia sanitaria necesaria a todos los pacientes por parte de los servicios públicos, sin necesidad de pagar a terceros para hacer un trabajo que se puede hacer en el Hospital Virgen de la Luz.

Consulta aquí más noticias de Toledo.